Carta personal de Jordi Sedano
Test de sangre oculta en heces (TSOH)
6 opinions 6 opinions   imprimir  enviar a un amic   disminuir la grandària de la lletra augmentar la grandària de la lletra  

El título es poco agradable y nada correcto, políticamente hablando. Esta carta tiene poco que ver con la política, es meramente personal y tiene mucho que ver con una cruda realidad que afecta a miles de personas: la prevención responsable del cáncer de colon. Si en algo coincide, además con contundencia,  la comunidad científica es en que el cáncer de colon es uno de los más silenciosos, y por eso la insistencia en la prevención mediante el “test de sangre oculta en heces”.

Quienes me conocen saben de mi celo por intentar mantener mi intimidad personal y familiar lo más alejada de la escena pública. Salvo mis amigos íntimos, más bien poco se sabe de mí, y me alegro por ello. Pero, por más que me guste mantener el celo de mi intimidad personal, también soy consciente de que soy una persona pública más o menos conocida. Y por eso he llegado al convencimiento de que tengo la obligación moral de contar, aunque sea someramente, mi propia experiencia para animar a personas a las que, seguramente, ni conozco se realicen las pruebas del“test de sangre oculta en heces” cuando les corresponda.

Pero vamos al grano. Todo empezó hace algo más de un año. Mi mujer es muy metódica y en ocasiones se preocupa incluso, diría, en exceso; lo cual, viene bien a una persona como yo, ya que reconozco soy muy dejado en temas de médicos y esas cosas que ustedes saben. Pues bien, después de insistir mi esposa varios años en que me hiciese las pruebas de “sangre oculta en heces” para la prevención del cáncer de colon, su insistencia fue tal, el año pasado, que al final accedí a realizar las pruebas. 

Mis argumentos para no realizar el “test de sangre oculta en heces” en años anteriores fueron siempre los mismos: -no me duele nada, como bien (demasiado bien...), y los chequeos rutinarios  han sido siempre una pasada-. Nunca me ha salido nada de nada. En el último chequeo el médico, que es un tío “salao” al que conozco, me dijo que estaba hecho “un mulo” y que lo único que tenía, un pelín más alto, era el colesterol bueno. Es decir, sano sanote… 

-¿Para qué me voy a hacer yo las pruebas para la prevención del cáncer de colon, con lo bien que me sale a mí la analítica general siempre?- Esa era mi reiterada y tozuda respuesta a mi esposa, año tras año, cuando llegaba a casa el papelito para el “test voluntario de sangre oculta en heces”

Pues bien, hace un año accedí, muy a regañadientes, a realizar la prueba y dí positivo. En un principio podría ser, como ocurre a la inmensa mayoría de pacientes que dan positivo, que se trate sólo de una pequeña fisura interna, hemorroides o algún pequeño pólipo; es decir, nada importante como ocurre, repito, en la inmensa mayoría de los casos que dan positivo en el test y punto. 

En la posterior colonoscopia que me realizaron, me diagnosticaron dos pólipos que me fueron extirpados durante la misma colonoscopia: uno era de pequeño tamaño, sin mayores consecuencias, pero sobre el otro pólipo, de mayor tamaño, me dijo la doctora que, posiblemente en apenas seis, doce meses “casi seguro” el pólipo hubiera acabado en cáncer si no me hubiese sometido a las pruebas. Eso es lo que hay. Les aseguro que hoy soy menos cabezota y arrogante que hace un año. Prevenir es curar. ¡Y tanto que sí! 

No me siento cómodo contando esto. De hecho, estoy haciendo un gran esfuerzo para escribir esta carta. Llevo algún tiempo pensando en la conveniencia o no de contar algo tan íntimo y personal . El otro día en la procesión de María Auxiliadora, por la que yo siento una gran devoción, mientras iba acompañando a la Virgen en la procesión, de repente lo decidí: voy a contar  mi simple experiencia, aunque sólo sea en parte... Sentí la necesidad de contarlo por responsabilidad moral y personal. A ustedes les puede parecer una chorrada, y seguramente lo és; pero lo pensé casi con ansiedad, con cierta angustia. Repentinamente, me dí cuenta que una simple carta, puede ayudar a prevenir un cáncer.  Quizá una simple carta puede llegar a acojonar a  algún “valiente/a de calbot” como yo.  Y de ahí, que he decidido compartir mi experiencia.

Usted, si es mayor de 50 años, y por muy sano que crea que está, debe hacerse, cuanto le toque, las pruebas de sangre oculta en heces. Ya sé que suena mal, y por eso lo he repetido mucho y lo he puesto  en negrita. Haga caso a los profesionales de la salud. No espere a los síntomas. Prevenir es curar. No lo lo olvide. La tozudez y la salud no mezclan bien. Lo importante es la salud.

Carta personal de Jordi Sedano

  imprimir   mostrar en pdf mostrar en pdf   enviar a un amic enviar a un amic   3 vots  
favorits  facebook  twitter  del.icio.us  digg it!  meneame
Opinions (6)envia la teva opinió envia la teva opinió
12ÚltimaSegüent »
6 | José Doroteo Arango Arámbula 11/06/2017 14:17
Estimat Antonio G. #3, espere i desitge que no tots els treballadors de la sanitat pública siguen com tu (almenys els que es dediquen especificament a la SANITAT i no siguen mers i purs funcionaris administratius) perquè si és així, apaga i anem-nos!, a veure qui és l'atrevit que col·loca el cul perquè li fiquen una càmera per ell.
Ale amic! passa-ho bé i continua disfrutant amb les cartes de personatges il·lustres que des de l'ANONIMAT volen fer llum sobre el pobre ciutadà desorientat.
Tinc per norma no discutir mai amb un bovo; et rebaixarà al seu nivell i et guanyarà per la seua experiència.
5 | Ernesto Ll. 08/06/2017 11:19
Sr. Sedano: Muchos somos los que hemos pasado experiencias idénticas a la suya. Si lo que quiere es impulsar a las personas a que no tengan temor a lo desconocido y posiblemente malo, que cuiden su salud, vale, se lo agradecemos. Pero no hacía falta un comentario de presa de esta índole. Ya me hubiera gustado que comentara y aclarara otro tipo de problemas concernientes a todos los ciudadanos, a los derroches en su época del PP, al pasotismo frente a las opiniones de los alcoyanos y a la herencia tan envenenada que nos ha dejado. Por lo demás, celebramos que goce de buena salud. Nos consideramos éticamente correctos.
4 | sergio 08/06/2017 5:31
Recuerdo la ultima la ultima legislatura cuando este sinvergüenza e impresentable le pregunte en el diario Información ¿ que recursos destinaria a los dependientes que aun no estaban ni valorados? , saben la contestación de este individuo (Jorge Sedano) cual fue ? que yo hacia demagogia ,puesto que tengo un hijo con discapacidad superior al 80% desde su nacimiento, tengo el derecho y la obligación de decir que este hipócrita me repugna y para mi esta incapacitado como politico pero mucho mas como persona.
3 | Antoni Granadell. 06/06/2017 19:15
José Doroteo: com a persona i treballador de la sanitat pública valenciana t´he de dir que no hi ha diners millor invertits, que no gastats, que els de la prevenció. Per cert, ¿ Segur que sols t´han tallat els cabells? ¿No hauran "afonat" un poc més? un abraç molt cordial.
2 | Victor 06/06/2017 18:14
Veo que hay algunos que por sus ironias no han entendido el mensaje que lleva el escrito de Sedano, yo no creo que la decision de narrar esta historia sea por protagonismo sino por alentar a muchos que pasan de hacerse esta analitica pensando que no tiene importancia a que no se arriesguen y se la hagan.
Dicho esto decirte Jordi que yo hace un año pasé calcado lo que narras, las pasé canutas durante unas semanas hasta que el medico me dijo que la biopsia era negativa, y lo mismo que a ti me dijeron que de no haberme realizado la colonoscopia a tiempo el polipo podria haberse convertido en un cancer de colon.
Yo a quienes conozco les aconsejo que no se la jueguen y acudan a hacerse la analitica, los medicos dicen que hay un porcentaje muy bajo de analisis de que salga positivos y luego otro porcentaje tambien muy bajo de que despues de la coloscopia te salga algo malo, pero hay que hacerlo a tiempo.
Yo creo que Sedano ha aprobechado con acierto esta pagina para hacerles un gran favor a quienes quieran ver su buena intencion.

Gracias Jordi
TRIBUNA OBERTA
ARAMULTIMÈDIA, dilluns 5 de juny de 2017
Carta personal de Jordi Sedano
Test de sangre oculta en heces (TSOH)
Rubén Lledó - 05/06/2017
Jordi Sedano
El título es poco agradable y nada correcto, políticamente hablando. Esta carta tiene poco que ver con la política, es meramente personal y tiene mucho que ver con una cruda realidad que afecta a miles de personas: la prevención responsable del cáncer de colon. Si en algo coincide, además con contundencia,  la comunidad científica es en que el cáncer de colon es uno de los más silenciosos, y por eso la insistencia en la prevención mediante el "test de sangre oculta en heces". Quienes me conocen saben de mi celo por intentar mantener mi intimidad personal y familiar lo más alejada de la escena pública. Salvo mis amigos íntimos, más bien poco se sabe de mí, y me alegro por ello. Pero, por más que me guste mantener el celo de mi intimidad personal, también soy consciente de que soy una persona pública más o menos conocida. Y por eso he llegado al convencimiento de que tengo la obligación moral de contar, aunque sea someramente, mi propia experiencia para animar a personas a las que, seguramente, ni conozco se realicen las pruebas del"test de sangre oculta en heces" cuando les corresponda. Pero vamos al grano. Todo empezó hace algo más de un año. Mi mujer es muy metódica y en ocasiones se preocupa incluso, diría, en exceso; lo cual, viene bien a una persona como yo, ya que reconozco soy muy dejado en temas de médicos y esas cosas que ustedes saben. Pues bien, después de insistir mi esposa varios años en que me hiciese las pruebas de "sangre oculta en heces" para la prevención del cáncer de colon, su insistencia fue tal, el año pasado, que al final accedí a realizar las pruebas.  Mis argumentos para no realizar el "test de sangre oculta en heces" en años anteriores fueron siempre los mismos: -no me duele nada, como bien (demasiado bien...), y los chequeos rutinarios  han sido siempre una pasada-. Nunca me ha salido nada de nada. En el último chequeo el médico, que es un tío "salao" al que conozco, me dijo que estaba hecho "un mulo" y que lo único que tenía, un pelín más alto, era el colesterol bueno. Es decir, sano sanote...  -¿Para qué me voy a hacer yo las pruebas para la prevención del cáncer de colon, con lo bien que me sale a mí la analítica general siempre?- Esa era mi reiterada y tozuda respuesta a mi esposa, año tras año, cuando llegaba a casa el papelito para el "test voluntario de sangre oculta en heces" Pues bien, hace un año accedí, muy a regañadientes, a realizar la prueba y dí positivo. En un principio podría ser, como ocurre a la inmensa mayoría de pacientes que dan positivo, que se trate sólo de una pequeña fisura interna, hemorroides o algún pequeño pólipo; es decir, nada importante como ocurre, repito, en la inmensa mayoría de los casos que dan positivo en el test y punto.  En la posterior colonoscopia que me realizaron, me diagnosticaron dos pólipos que me fueron extirpados durante la misma colonoscopia: uno era de pequeño tamaño, sin mayores consecuencias, pero sobre el otro pólipo, de mayor tamaño, me dijo la doctora que, posiblemente en apenas seis, doce meses "casi seguro" el pólipo hubiera acabado en cáncer si no me hubiese sometido a las pruebas. Eso es lo que hay. Les aseguro que hoy soy menos cabezota y arrogante que hace un año. Prevenir es curar. ¡Y tanto que sí!  No me siento cómodo contando esto. De hecho, estoy haciendo un gran esfuerzo para escribir esta carta. Llevo algún tiempo pensando en la conveniencia o no de contar algo tan íntimo y personal . El otro día en la procesión de María Auxiliadora, por la que yo siento una gran devoción, mientras iba acompañando a la Virgen en la procesión, de repente lo decidí: voy a contar  mi simple experiencia, aunque sólo sea en parte... Sentí la necesidad de contarlo por responsabilidad moral y personal. A ustedes les puede parecer una chorrada, y seguramente lo és; pero lo pensé casi con ansiedad, con cierta angustia. Repentinamente, me dí cuenta que una simple carta, puede ayudar a prevenir un cáncer.  Quizá una simple carta puede llegar a acojonar a  algún "valiente/a de calbot" como yo.  Y de ahí, que he decidido compartir mi experiencia. Usted, si es mayor de 50 años, y por muy sano que crea que está, debe hacerse, cuanto le toque, las pruebas de sangre oculta en heces. Ya sé que suena mal, y por eso lo he repetido mucho y lo he puesto  en negrita. Haga caso a los profesionales de la salud. No espere a los síntomas. Prevenir es curar. No lo lo olvide. La tozudez y la salud no mezclan bien. Lo importante es la salud. Carta personal de Jordi Sedano
@ARAMULTIMÈDIA - Telèfon: 667671113
Correu electrònic: info@aramultimedia.com