Opinió de Paco Bustos, president de la Fundació del CD Alcoyano
¿Hay ahora algún mecenas en Alcoy?
4 opinions 4 opinions   imprimir  enviar a un amic   disminuir la grandària de la lletra augmentar la grandària de la lletra  

Los grandes mecenas fueron los patrocinadores del renacimiento y permitieron que el mundo despertara del letargo medieval en el que permanecieron las ciencias, el pensamiento y el arte. Fue un punto de partida que cambió la historia del hombre occidental.

La floreciente burguesía, producto del desarrollo comercial, permitió que se establecieran grandes familias  mercantiles, acumulando riquezas incalculables y poder, pero con la mentalidad de que parte de lo acumulado debía de volver al pueblo.

Entre los mecenas más importantes debemos mencionar sin duda a los Médici, una importante y famosa familia proveniente de Florencia. Numerosos integrantes de la misma se convirtieron con gusto en mecenas de artistas, que luego serían reconocidos mundialmente por su talento y muchos de los cuales son conocidos hasta el día de hoy.

En Alcoy hay que recordar a nuestro querido y añorado Lionel Grau. Supo interpretar como nadie lo que es devolver a la sociedad  parte de las plusvalías que han generado sus negocios. Él siempre tuvo claro que la felicidad no es plena si esta no es compartida por muchos.

Lionel era nuestro Médici, el hombre que ayudó como nadie al mundo de la cultura, al deporte y a tantas organizaciones sociales que sin su apoyo, difícilmente  hubieran salido a flote. De hecho, a día de hoy apreciamos el vacío que ha dejado en todo este entramado de entidades.

Recuerdo un viaje que hice con él a Barcelona. Fue para mí muy enriquecedor el poder estar conversando con él horas y horas. Tuvimos tiempo de hablar de lo divino y  lo humano. Aún está en mi recuerdo una frase que pronunció: "Yo no quiero ser el más rico del cementerio". "Cuando mueres te quitan hasta la alianza de casado", sentenció. Como siempre, dijo frases llenas de gran inteligencia y que nos hacen reflexionar sobre lo efímera que es la vida.

Lionel vivía como un faraón, a lo grande, es decir, como un bon  vivant. Pero siempre tuvo claro que todo lo material que había acumulado en sus largos años de empresario no se lo podía llevar al más allá como creían  los antiguos faraones para disfrutarlo en la otra vida. Por esto, él, desde su sabiduría de hombre sencillo sabía que lo mejor era ejercer el mecenazgo en la ciudad que lo vio nacer, tanto como persona y como empresario, en su querido Alcoy.

Pasaran los años y siempre estará presente para futuras generaciones de nuestra ciudad. Los alcoyanos no olvidarán que se contó con un hombre bueno, que se interesó por hacer el bien a mucha gente. Siempre lo recordaremos como nuestro Médici del siglo XXI. Él ya tiene reservado un lugar en la historia, como buen industrial y mecenas, mientras que otros industriales menos generosos con la sociedad estarán  condenados a estar en el limbo de la ignorancia colectiva.

Desde la pérdida irreparable de Lionel Grau, el mecenazgo ha quedado huérfano o desamparado. Es una pena que nadie de esa saga continúe con su legado. Desde la triste pérdida  de Lionel Grau, nadie ha tenido la valentía de coger su testigo y no será porque no hay industriales con potencial económico para destinar una pequeña parte de las plusvalías que generan sus actividades empresariales a la sociedad.

Desde que estoy ejerciendo la Presidencia de la Fundación del CD Alcoyano, entidad sin ánimo de lucro que  está realizando  una gran labor social a la vez que deportiva entre la juventud, tenemos  que estar pidiendo citas con industriales para ver si nos pueden ayudar con pequeñas cantidades para sufragar en parte los gastos con los que contamos, ya que las cuotas que pagan los padres no son sufrientes, puesto que supone un 40% del presupuesto total de la entidad.  Las citas muchas veces no llegan. El simple hecho de que huelan que vamos a pedir dinero es motivo para que la secretaria de turno se invente mil y una excusas para que finalmente no se pueda concretar la reunión. . A veces tengo la sensación de que me he convertido en el añorado Don Cirilo Tormo, que iba de empresa en empresa recaudando para levantar el Preventorio.

Qué duda cabe, que en la actualidad hay un pequeño grupo de  empresarios que están ayudando al deporte con pequeñas aportaciones. Gracias a estas,  algunas entidades están subsistiendo y pueden llegar a fin de mes. A ellos, nuestro más profundo agradecimiento y reconocimiento por su sensibilidad a esta noble causa.

También hay otra clase de patrocinadores. El que aporta  algo, pero lo primero que te deja caer es que no quiere salir como sponsor en ningún sitio, a ver si por aparecer en algún folleto tiene cola en la puerta de su despacho. Hay industriales para todos los gustos y esto es respetable.

¿Qué está pasando con nuestra clase dirigente industrial? ¿Es que se han convertido todos en drapaires? No creo. Industriales los hay, pero no tienen la mentalidad del mecenazgo. Quizás piensen que lo que generan sus actividades empresariales no lo deben de compartir con la sociedad que les consume. En definitiva, sociedad que en muchos casos los está haciendo ricos.

Muchos industriales desconocen que  las donaciones que den  a la Fundación del CD Alcoyano tienen grandes desgravaciones fiscales para sus empresas. Estas pueden oscilar desde el 30% al 75% de desgravación fiscal, según los casos.

Por otra parte, el mundo del deporte recoge una pluralidad de emociones y sentimientos, desde los sueños, miedos, ilusiones, esperanzas, fracasos y tropiezos hasta la necesidad de volver a comenzar una y otra vez. El deporte se muestra como una maquinaria, es un todo en equipo, donde el esfuerzo común permite grandes avances.Visto de esta manera, es fácil comprender por qué una empresa, que fomenta los valores de innovación y progreso, encuentra tantos beneficios en el patrocinio del deporte de base.

Los valores que representa el deporte son los valores que cualquier empresa debe reunir: tenacidad, esfuerzo, constancia y sostenibilidad.

Mediante el patrocinio del deporte de base una marca logra consolidarse frente a sus clientes. Se trata de una estrategia de marketing muy efectiva y un complemento más a otras modalidades de publicidad.

A través del patrocinio deportivo, una empresa busca dar una imagen concreta acorde a los valores que representa su equipo.

Con el patrocinio de los equipos de la Fundación CD Alcoyano, la empresa gana en publicidad, consolidando y posicionando su marca en cada evento que se celebra.

La Fundación viene ligada al Club Deportivo Alcoyano y todos sus valores de marca: la ilusión, la nobleza, la lucha y, por supuesto, la moral. La moral de victoria, la moral de la reivindicación en lo nuestro.

Los pueblos avanzan cuando al frente de estos hay gente que está dispuesta a dar lo mejor de ella a la sociedad. En Alcoy hay cientos de entidades de toda índole, deportivas, culturales y sociales que, por desgracia, necesitan de las ayudas tanto públicas como privadas para poder realizar sus proyectos. Demostremos con hechos esa frase tan manida en la sociedad alcoyana, "jo sóc molt alcoià". Pues si lo eres y puedes, demuéstralo.

Paco Bustos.

Presidente de la Fundación del CD Alcoyano

 

 

 

  imprimir   mostrar en pdf mostrar en pdf   enviar a un amic enviar a un amic   0 vots  
favorits  facebook  twitter  del.icio.us  digg it!  meneame
Opinions (4)envia la teva opinió envia la teva opinió
4 | Queixa 01/06/2017 23:37
Aço queda un poc com a propaganda subliminal. Solta unanpareafa indespres diu. "Demostra que eres bon alcoia". Per a la teua informacionx a mi see bon alcoia nones ser soci del alcoiano , si no donarse conter del que fa falta i ko fa falta. Fa falta una escola del alcoiano? Molta gent del alcoiano acaba jugan al primer equip? Un 3%? . Per cert xq no dius qui vos dona pasta? El serpis,adsalsa etc etc, hem pareix fatal que demaneu mes. El mecenatge es dedica a la persona no a un club. Tenim artistes i deportistes en alcoi sense un clau ,cuan dic artistes no dic sols de pintar, sino musics que x el cost no poden continur estudian fora o son cambrers i despres saxofonistes o percusionistes i tot xq el seu art no el apresiem, pensem que tocar el moro del cint ja hi ha prou ,no tenen la seua vida i 2 faenes,x dedicarse a la seua pasionq es la percusio , la musica o el art plastic o pintat.
3 | kaskodonen 21/05/2017 11:31
Que tiempos aquellos, eh Paco, un socialista viajando y comiendo de la mano de un empresario que se llevó el dinero a Suiza cuando los socialistas ganaron las elecciones generales, asi te ha ido a ti, enchufado de Director del Centro Comercial Alzamora, en este caso no se ha hecho realidad aquello de "Roma no paga a los traidores".
2 | tostonet 18/05/2017 19:24
Estic d'acor amb Kruschef, mira que gastar-se els diner dels impostos donant de menjar al Buitres, JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, el problema que el buitres tenen nom i cognom i molts d'ells estan en la preso, i el que tenen que entrar encara. Ahhh aixo si jo també demane un carrer per a Lionel, crec que es bona persona.
1 | kruscheff 16/05/2017 9:16
Con la exagerada presión fiscal en la que os habéis empeñado todos los que habéis sido o sois políticos no queda margen para el mecenazgo. Ni siquiera compensan las posibles deducciones fiscales. Hoy en día, ya somos todos mecenas de una manera u otra. Lo somos de forma directa porque parte de nuestros sangrantes impuestos se destinan, por ejemplo, a darles comiditas a buitres. E indirectamente porqué una gran parte de los impuestos que pagamos se dirigen a chorradas como la anterior y encima detraen inversiones en servicios públicos más importantes. Así que, desde Alcoy, se debería agradecer el imponente esfuerzo de una gran persona como Lionel que desinteresadamente se dedicó a apoyar actividades y entidades. Eso sí, las calles y las avenidas se le dan a Ovidi.
VEUS D'ARA
ARAMULTIMÈDIA, dilluns 15 de maig de 2017
Opinió de Paco Bustos, president de la Fundació del CD Alcoyano
¿Hay ahora algún mecenas en Alcoy?
Equip AM - 15/05/2017
Paco Bustos /CDA
Los grandes mecenas fueron los patrocinadores del renacimiento y permitieron que el mundo despertara del letargo medieval en el que permanecieron las ciencias, el pensamiento y el arte. Fue un punto de partida que cambió la historia del hombre occidental. La floreciente burguesía, producto del desarrollo comercial, permitió que se establecieran grandes familias  mercantiles, acumulando riquezas incalculables y poder, pero con la mentalidad de que parte de lo acumulado debía de volver al pueblo. Entre los mecenas más importantes debemos mencionar sin duda a los Médici, una importante y famosa familia proveniente de Florencia. Numerosos integrantes de la misma se convirtieron con gusto en mecenas de artistas, que luego serían reconocidos mundialmente por su talento y muchos de los cuales son conocidos hasta el día de hoy. En Alcoy hay que recordar a nuestro querido y añorado Lionel Grau. Supo interpretar como nadie lo que es devolver a la sociedad  parte de las plusvalías que han generado sus negocios. Él siempre tuvo claro que la felicidad no es plena si esta no es compartida por muchos. Lionel era nuestro Médici, el hombre que ayudó como nadie al mundo de la cultura, al deporte y a tantas organizaciones sociales que sin su apoyo, difícilmente  hubieran salido a flote. De hecho, a día de hoy apreciamos el vacío que ha dejado en todo este entramado de entidades. Recuerdo un viaje que hice con él a Barcelona. Fue para mí muy enriquecedor el poder estar conversando con él horas y horas. Tuvimos tiempo de hablar de lo divino y  lo humano. Aún está en mi recuerdo una frase que pronunció: "Yo no quiero ser el más rico del cementerio". "Cuando mueres te quitan hasta la alianza de casado", sentenció. Como siempre, dijo frases llenas de gran inteligencia y que nos hacen reflexionar sobre lo efímera que es la vida. Lionel vivía como un faraón, a lo grande, es decir, como un bon  vivant. Pero siempre tuvo claro que todo lo material que había acumulado en sus largos años de empresario no se lo podía llevar al más allá como creían  los antiguos faraones para disfrutarlo en la otra vida. Por esto, él, desde su sabiduría de hombre sencillo sabía que lo mejor era ejercer el mecenazgo en la ciudad que lo vio nacer, tanto como persona y como empresario, en su querido Alcoy. Pasaran los años y siempre estará presente para futuras generaciones de nuestra ciudad. Los alcoyanos no olvidarán que se contó con un hombre bueno, que se interesó por hacer el bien a mucha gente. Siempre lo recordaremos como nuestro Médici del siglo XXI. Él ya tiene reservado un lugar en la historia, como buen industrial y mecenas, mientras que otros industriales menos generosos con la sociedad estarán  condenados a estar en el limbo de la ignorancia colectiva. Desde la pérdida irreparable de Lionel Grau, el mecenazgo ha quedado huérfano o desamparado. Es una pena que nadie de esa saga continúe con su legado. Desde la triste pérdida  de Lionel Grau, nadie ha tenido la valentía de coger su testigo y no será porque no hay industriales con potencial económico para destinar una pequeña parte de las plusvalías que generan sus actividades empresariales a la sociedad. Desde que estoy ejerciendo la Presidencia de la Fundación del CD Alcoyano, entidad sin ánimo de lucro que  está realizando  una gran labor social a la vez que deportiva entre la juventud, tenemos  que estar pidiendo citas con industriales para ver si nos pueden ayudar con pequeñas cantidades para sufragar en parte los gastos con los que contamos, ya que las cuotas que pagan los padres no son sufrientes, puesto que supone un 40% del presupuesto total de la entidad.  Las citas muchas veces no llegan. El simple hecho de que huelan que vamos a pedir dinero es motivo para que la secretaria de turno se invente mil y una excusas para que finalmente no se pueda concretar la reunión. . A veces tengo la sensación de que me he convertido en el añorado Don Cirilo Tormo, que iba de empresa en empresa recaudando para levantar el Preventorio. Qué duda cabe, que en la actualidad hay un pequeño grupo de  empresarios que están ayudando al deporte con pequeñas aportaciones. Gracias a estas,  algunas entidades están subsistiendo y pueden llegar a fin de mes. A ellos, nuestro más profundo agradecimiento y reconocimiento por su sensibilidad a esta noble causa. También hay otra clase de patrocinadores. El que aporta  algo, pero lo primero que te deja caer es que no quiere salir como sponsor en ningún sitio, a ver si por aparecer en algún folleto tiene cola en la puerta de su despacho. Hay industriales para todos los gustos y esto es respetable. ¿Qué está pasando con nuestra clase dirigente industrial? ¿Es que se han convertido todos en drapaires? No creo. Industriales los hay, pero no tienen la mentalidad del mecenazgo. Quizás piensen que lo que generan sus actividades empresariales no lo deben de compartir con la sociedad que les consume. En definitiva, sociedad que en muchos casos los está haciendo ricos. Muchos industriales desconocen que  las donaciones que den  a la Fundación del CD Alcoyano tienen grandes desgravaciones fiscales para sus empresas. Estas pueden oscilar desde el 30% al 75% de desgravación fiscal, según los casos. Por otra parte, el mundo del deporte recoge una pluralidad de emociones y sentimientos, desde los sueños, miedos, ilusiones, esperanzas, fracasos y tropiezos hasta la necesidad de volver a comenzar una y otra vez. El deporte se muestra como una maquinaria, es un todo en equipo, donde el esfuerzo común permite grandes avances.Visto de esta manera, es fácil comprender por qué una empresa, que fomenta los valores de innovación y progreso, encuentra tantos beneficios en el patrocinio del deporte de base. Los valores que representa el deporte son los valores que cualquier empresa debe reunir: tenacidad, esfuerzo, constancia y sostenibilidad. Mediante el patrocinio del deporte de base una marca logra consolidarse frente a sus clientes. Se trata de una estrategia de marketing muy efectiva y un complemento más a otras modalidades de publicidad. A través del patrocinio deportivo, una empresa busca dar una imagen concreta acorde a los valores que representa su equipo. Con el patrocinio de los equipos de la Fundación CD Alcoyano, la empresa gana en publicidad, consolidando y posicionando su marca en cada evento que se celebra. La Fundación viene ligada al Club Deportivo Alcoyano y todos sus valores de marca: la ilusión, la nobleza, la lucha y, por supuesto, la moral. La moral de victoria, la moral de la reivindicación en lo nuestro. Los pueblos avanzan cuando al frente de estos hay gente que está dispuesta a dar lo mejor de ella a la sociedad. En Alcoy hay cientos de entidades de toda índole, deportivas, culturales y sociales que, por desgracia, necesitan de las ayudas tanto públicas como privadas para poder realizar sus proyectos. Demostremos con hechos esa frase tan manida en la sociedad alcoyana, "jo sóc molt alcoià". Pues si lo eres y puedes, demuéstralo. Paco Bustos. Presidente de la Fundación del CD Alcoyano      
@ARAMULTIMÈDIA - Telèfon: 667671113
Correu electrònic: info@aramultimedia.com