El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Benidorm más allá de la playa

Además de ser uno de los lugares más conocidos por turistas nacionales y extranjeros por sus playas, Benidorm ofrece al visitante otras cosas que hacer.

Cada verano, la Comunidad Valenciana se llena de turistas en busca de sol y playa. No solo los españoles quieren pasar unos días de descanso a la orilla del mar, sino también ingleses y alemanes, entre otras nacionalidades, quieren hacer lo mismo. Uno de los destinos más conocidos desde hace décadas es Benidorm, que cada año llega al lleno total en la temporada de vacaciones. Pero hay mucho más que baños y deportes acuáticos en esta ciudad y sus alrededores. Veamos algunas cosas.

 

Benidorm con niños: parques temáticos

Si quieres disfrutar en familia, nada como visitar alguno de los parques temáticos de Benidorm. Y lo decimos en plural porque en la ciudad hay varios sitios dedicados a que niños y adultos se lo pasen en grande.

 

Si quieres disfrutar del agua, nada como acercarte a Aqualandia o Aqua Natura. Los dos parques cuentan con atracciones impresionantes, toboganes y zonas de relax para que todo el mundo encuentre lo que más le gusta.

 

Si prefieres entrar en contacto con la naturaleza, en Mundomar podrás ver todo tipo de animales; hay incluso delfines y papagayos que tienen sus propios espectáculos. O Terra Natura, un concepto nuevo en el que se muestran diversos hábitats con animales y plantas procedentes de cada uno, algunos de ellos en peligro de extinción.

 

Pero si hablamos de parques temáticos en Benidorm, sin duda el más conocido es Terra Mítica, un recorrido por las civilizaciones del Mediterráneo en el que la diversión y el conocimiento se funden de forma magistral. Merece mucho la pena hacer tu reserva con antelación para asegurarte las entradas. Siguiendo este enlace puedes encontrar ofertas combinadas de hotel y entrada con las que solo tienes que llegar y pasarlo bien.

 

Visita al Mirador del Castillo

No busques el Castillo de Benidorm, porque fue destruido en el siglo XIX. En el lugar que ocupaba la antigua fortaleza medieval hay una plaza que divide las dos playas más grandes de la ciudad. Es un mirador perfecto para observar el mar y hacerse una fotografía como recuerdo. Nada como un paseo hasta allí para disfrutar de unas vistas fabulosas.

 

De paseo por los mercadillos

En Benidorm puedes encontrar todo tipo de mercadillos donde hacer tus compras. Dependiendo del día, se abren en diferentes zonas, como el Rastro del Cisne, que se monta cerca de un camping los fines de semana y tiene puestos de antigüedades, chiringuitos y hasta música en directo. En el paseo marítimo, sobre todo al caer la tarde en verano, también puedes ir a ver los puestos en los que se venden artesanías, se hacen caricaturas y otras cosas destinadas sobre todo a los turistas.

 

De excursión a la isla

Uno de los puntos más famosos de Benidorm es el peñón que se ve desde la playa, conocido como la isla de Benidorm. Hay excursiones que te llevan hasta allí para descubrir sus atractivos, como los nidos de gaviotas que viven en la zona o el fondo del mar, bien practicando submarinismo o subiendo a un barco con fondo de cristal para verlo todo sin bombona de oxígeno.

 

Acantilados y tranquilidad

Fuera del centro de la ciudad puedes encontrar lugares tranquilos, sin nada que ver con la tradicional imagen de Benidorm lleno de gente en la playa. Se trata del Parque de Serra Gelada, que está cerrado al tráfico y por el que puedes ir andando o en bicicleta. En la parte más alta podrás ver los asombrosos acantilados y la Torre de Les Caletes, que Felipe II ordenó construir para defenderse ante la posibilidad de un ataque pirata.

 

¿A que no te imaginabas que se podían hacer tantas cosas en Benidorm? Pues no son las únicas. Hay mucho más por descubrir en esta gran ciudad.