El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps
español Este contenido sólo está disponible en valenciano

Desayunos deliciosos que se pueden hacer con puré de tomates con chile

El puré de tomates es uno de los ingredientes infaltables en la cocina mexicana porque tiene un sabor que combina con casi cualquier cosa y que eleva la presentación de los platos.

Si incluye chile, todavía mejor porque aporta ese picor que tanto gusta a los mexicanos. Hoy vamos a ver 3 opciones de desayunos que tienen como base el puré de tomates con chile.

La cocina mexicana es una de las más variadas y sabrosas del mundo. Sus habitantes han sabido cómo mezclar los sabores propios de su tierra para dar como resultado verdaderas obras de arte que a cualquiera le encanta repetir después de la primera probada. Los desayunos forman parte de esos platos clásicos para iniciar el día con buen pie, llenos de energías.

 

Para elegir un buen puré de tomate con chile (que es el ingrediente principal en este caso) es importante fijarse que se trate de un producto que esté fabricado con tomates naturales al 100%, sin que se le hayan agregado conservantes, colorantes o cualquier otro producto químico que modifique el color, el sabor o la textura.

 

Por otro lado, es conveniente tener claridad sobre la forma de utilizarlo en las distintas recetas, ya que para los tiempos que estamos viviendo lo más recomendable es trabajar con aquellos que hagan la vida fácil y que solo exijan como procedimiento básico el calentar para después agregar a otros ingredientes que se prefieran. Vamos a ver cómo usarlo en 3 desayunos diferentes.

 

Huevos rancheros

 

Lo primero para preparar este suculento desayuno que es uno de los más populares en el mundo es sofreír cebolla en aceite con una pizca de sal. Es necesario asegurarse de que la cebolla esté picada lo más fina que sea posible. Después, se le agrega el puré de tomates hasta que esté caliente y se rectifica el sabor para añadir un poco más de sal si hace falta.

 

Los huevos hay que freírlos en un sartén aparte, no mucho, solo lo suficiente para que no estén crudos y manteniendo la yema blanda, ya que buena parte de la delicia del platillo es mojar las tortillas de maíz en la yema líquida. Se arma el desayuno colocando unas tortillas en la base que se hayan calentado previamente, encima la salsa de tomate y, para el gran final, el huevo frito.

 

Burritos picantes

 

Esta es otra gran opción de desayuno y apenas quita tiempo. El puré de tomate es necesario ponerlo a calentar desde el inicio, ya que servirá como el ingrediente de fusión y humedad en el burrito. A este se le agregan otros ingredientes a medida que se va calentando como los frijoles y los huevos. Hay que cocinar hasta que los huevos estén cocidos. Un truco para maximizar el sabor y la textura es agregar queso rallado a la mezcla cuando todavía está caliente para que se derrita.

 

Con tortillas que se hayan calentado antes, se toma una porción de la mezcla y se va colocando en la parte superior enrollándolas con firmeza para que no se desmoronen. Se puede servir con crema agria o guacamole.

 

Sándwich

 

Este es el desayuno básico y más conocido, pero que no por eso debe ser aburrido; al contrario. Al hacer una mezcla de base con el puré de tomates y huevos, se logrará una estructura jugosa y bien condimentada para el sándwich. Lo ideal es aplicar un poco a cada rebanada de pan tostado para que se impregne de sabor, pero que no quede húmeda en exceso.

 

Después, solo hace falta rellenar con un queso en rebanadas, jamón y trozos de aguacate. Quien sea que sea el afortunado comensal, lo disfrutará.

 

Estos 3 desayunos se pueden aprovechar para ofrecer a la familia la oportunidad de comer delicioso cada día, sin necesidad de gastar en exceso, ni tiempo, ni esfuerzo, ni dinero. Solo hay que organizarse para tener todos los ingredientes disponibles en casa y después disfrutar.