El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps
español Este contenido sólo está disponible en valenciano

¿Qué es un balastro y cuál es su importancia en el cultivo de plantas de interior?

El cultivo de plantas de interior es una tendencia en auge. Desde las personas que quieren cultivar plantas curativas, plantas ornamentales o plantas para la experimentación. En ese sentido, hay aparatos que pueden ser fundamentales para tener un éxito considerable.

Desde luego, se parte con desventaja al cultivar plantas de interior. Menos luz, menos condiciones ideales de humedad y calor. Pero al mismo tiempo, un mayor control humano de estas condiciones para propiciar un entorno ideal para la formación de buenas plantas.

Ahí entra, precisamente, un aparato que ha ganado importancia, sobre todo para quienes cultivan plantas con necesidades lumínicas muy específicas: el balastro.

¿Qué es y para qué sirve un balastro?

Si se buscan buenos balastros en herbalistgow, por citar una tienda especializada en el cultivo de plantas con demandas lumínicas específicas, se notará que es un equipo parecido a reguladores eléctricos o termostatos, por plantear un símil. Y en esencia podría decirse que es lo mismo, pero aplicado a la gestión de la luz.

Y es que el balastro es un componente que puede ser magnético o eléctrico, que tiene como función principal mantener a un nivel invariable la luz que reciben las plantas por parte de las lámparas que se hayan dispuesto para ello. De esa manera, las personas siempre estarán seguras de que las plantas estarán recibiendo la misma cantidad de luz, de acuerdo a las necesidades y a la configuración que se haya realizado.

¿Cómo se debe comprar un balastro?

Los balastros no son aparatos indispensables, pero sí recomendables. Y es preciso decirlo, ya que en algunas zonas de interior también habrá buena iluminación, a veces suficiente para mantener con buena salud a las plantas. Sin embargo, la iluminación directa, incluso artificial, siempre brindará mejores resultados, y ahí el balastro será esencial.

  • Potencia de las lámparas: lo elemental es que el balastro pueda soportar la capacidad o el consumo eléctrico de las lámparas que se utilizarán. Desde luego, lo necesitará para poder gestionar la tensión eléctrica y con ello la potencia lumínica.

  • Funcionamiento: los balastros magnéticos son mucho más baratos, los eléctricos representan una inversión más alta, pero son más silenciosos, ahorran más energía y gestionan mejor potencias más altas.

  • Regulación y gestión autónoma: los balastros más económicos garantizan que la luz siempre se mantendrá en el nivel adecuado. Sin embargo, no suelen gestionar la potencia de la luz, para aumentarla o disminuirla según vaya pasando el tiempo. Si se quisiera esta función, que prácticamente automatiza la luz de las plantas durante las 24 horas, se tendrá que buscar un balastro de primeras marcas, y lógicamente, de mayor valor.

  • Comprar en tiendas especializadas: no existe, actualmente, una marca o un modelo de balastro que sea ideal para todos los casos de uso. Por esa razón, puede ser una mejor solución consultar con tiendas especializadas en el cultivo de plantas de interior. Gracias a eso, los especialistas podrán recomendar modelos de balastros ideales de acuerdo a las necesidades específicas que cada usuario tenga, ya que no todas las condiciones de luz serán iguales, ni tampoco las necesidades lumínicas de todas las plantas de interior existentes.

Cultivar todo tipo de plantas de interior puede ser una de las aficiones más interesantes que existen. Eso no quiere decir, claro, que todo sea sencillo o que a veces no se deban tomar algunas medidas para mejorar la calidad de los lugares en donde están las plantas.

Como es razonable, las condiciones de luz son las más difíciles de controlar, ya que al estar en interior es mucho más difícil que la luz solar entre directamente, menos si son plantas que necesitan una cantidad de luz específica, por lo que recibir la luz desde una ventana tampoco sería una opción ideal. Es allí donde los balastros serán fundamentales, y saber elegirlos o saber preguntar a especialistas es lo que garantizará el éxito.