El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

¿Cómo salir de la lista de morosos del ASNEF?

Estar en la lista de morosos del ASNEF o en otras similares puede ser un impedimento para que podamos optar por ciertas operaciones bancarias o crédi…

Estar en la lista de morosos del ASNEF o en otras similares puede ser un impedimento para que podamos optar por ciertas operaciones bancarias o créditos. Por esta razón, en esta ocasión, vamos a enseñarte cómo puedes salir de esta lista. Además, te daremos algunos detalles extras que quizás no conocías.

Para empezar, debes saber que existe la posibilidad de aparecer en la lista de morosos por error. Esto puede deberse a diversas razones, por ejemplo, usurpación de identidad y otros casos fraudulentos, que no tienen nada que ver con el afectado. Al mismo tiempo, puede aparecer por una situación de conflicto con una determinada empresa, etc.

Con respecto a cómo salir de la lista de morosos del ASNEF, la primera opción siempre va a ser pagar. Si la deuda es cierta, vencida y exigible, lo mejor para salir de la lista es pagar la deuda y exigir una factura o recibo.

De este modo, la empresa, gestiona la lista comprobará que se ha pagado la deuda. Hecho esto en un plazo de un mes, se debería eliminar tu nombre de su base de datos.

Sin embargo, hay un detalle importante, y es que las empresas no se molestan en actualizar las listas, esto quiere decir que debes ser tú quien realice las gestiones. Por lo tanto, tienes que solicitar tu baja enviando una copia del DNI, del recibo de pago de la deuda y un escrito de reclamación de la salida de la lista o listas donde se te haya incluido.

En el caso de que no obtengas respuesta en un plazo de 10 días, y sigan permaneciendo en la lista, vas a tener que reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

La otra forma que tienes para salir de esta lista, es esperar a que expire. Esto se aplica en el caso de que no quieras pagar la deuda, y consiste en esperar a que finalice el plazo máximo de cinco años.

Recuerda que, este es el periodo que establece la Ley para la cesión de datos sobre la solvencia de una persona. Una vez que haya pasado dicho tiempo, la empresa que gestiona la lista tiene que eliminar tu nombre de la misma.

Otra opción que tienes para salir de esta lista es reclamar. Esto obviamente se aplica en caso de que hayas sido incluido en la lista de morosos del ASNEF de forma incorrecta. De hecho, también puedes reclamar judicialmente una indemnización por los daños causados.

Recuerda que, formar parte de esta lista, trae consigo diversas desventajas, por ejemplo, te será mucho más difícil tener acceso a financiamiento externo.

Además, los créditos rápidos ofrecen menos cantidad de dinero a clientes que constan oficialmente como morosos. Por otro lado, existe la posibilidad de que, si has acabado en este listado por problemas para gestionar tu dinero, es muy probable que la situación solo se agrave con el tiempo si no tomas medidas.

Un detalle importante que hay que aclarar es que contrario a los que muchos piensan si se puede acceder a préstamos aun estando en la lista de morosos del ASNEF. Por lo que te recomendamos acceder aquí y descubre si calificas para un préstamo de este tipo. Aunque hay un par de detalles que debes tener en cuenta, y es que las condiciones de estos préstamos son un poco especiales.

Para empezar, los préstamos de este tipo, serán por cuantías bajas. De hecho, si en algún momento las cantidades son muy altas, lo más probable es que tengas que entregar algún tipo de garantía, esto puede ser un aval inmobiliario, de vehículos, bancario, etc.

Por otro lado, tenemos que los plazos de devolución son en una sola cuota y a corto plazo. Aunque existe la posibilidad, de que si la suma es mayor de lo habitual se pueda negociar una devolución en cuotas que no se extiendan por mucho tiempo.

En cuanto a los intereses y las cláusulas, estos no tienen por qué ser especialmente altos ni suponer gravámenes más exigentes de lo usual.

Dicho esto, hay que añadir que las empresas también van a necesitar algunos documentos que confirmen los datos facilitados por el cliente. Esto incluye DNI, documento de residencia legal en España, etc.