El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Cómo utilizar una remachadora y tipos que existen

Es una de las herramientas más utilizadas en la actualidad, debido a todas las funcionalidades que presenta y a la sencillez de su uso, por este motivo, son perfectas para los profesionales y para los clásicos manitas domésticos.

Cuando se habla de una remachadora, se está haciendo referencia a una herramienta mecánica, cuya función principal es la de colocar remaches, pudiendo utilizarse esta máquina tanto en los procesos industriales, como en acciones domésticas de menor calibre. Hay que tener en cuenta que las remachadoras se encargan de fijar los remaches en elementos u objetos que no haya que desmontar en el futuro. 

Las remachadoras son bastante utilizadas en los procesos industriales, sobre todo por parte de aquellas empresas que se dedican a fabricar elementos en serie, teniendo en cuenta que existen algunas con características y funciones específicas, dependiendo de la aplicación que vaya a darse con ellas, puesto que no hay que olvidar que algunos procesos industriales son bastante complejos. En este caso, serán mecánicas, mientras que las que se utilizan para los trabajos del hogar, que son más sencillos, se activan de manera manual en la mayoría de los casos.

¿Cómo se utiliza una remachadora de manera adecuada?

 

Como ya se ha comentado, hay remachadoras más especiales para los procesos industriales, que suelen ser las mecánicas y otras manuales para las tareas domésticas, aunque pueden tener ciertas diferencias en su funcionamiento, lo cierto es que la mayoría de remachadoras actúan de manera similar.

Para que una remachadora pueda funcionar adecuadamente, la pieza clave es el remache, es decir, un elemento compuesto por un tubo con forma cilíndrica y que en sus extremos, cuenta con cabezas, siendo una de ellas de mayor tamaño y volumen.

Sabiendo esto, para utilizar la remachadora habrá que colocar el tubo cilíndrico junto a la cabeza del remache, hasta que haga tope. Seguidamente, habrá que presionar la manija que presenta la máquina para generar una fuerte presión, con el objetivo de apretar el tubo y levantarlo.

Mientras que el tubo se eleva, la cabeza del remache se va doblando, y de esta manera, se fijan las piezas que se quieran unir, para que queden inmóviles. Después de esto, habrá que seguir haciendo uso de la remachadora sobre el tubo cilíndrico para que, debido a la presión, el tubo finalmente se rompa y se quede únicamente la cabeza del remache como elemento de unión.

¿Cuántos tipos de remachadoras existen?

 

Hoy en día, existen diversos tipos de remachadoras y modelos, sin embargo, las principales que se suelen utilizar son tres, las remachadoras de comprensión, sin impacto y con impacto. 

En primer lugar, las de comprensión son remachadoras que también se conocen como compactas, ya que la cabeza del remache se va formando al tirar del tubo cilíndrico del mismo. Por su parte, las remachadoras de impacto son aquellas que, tal y como su nombre indica, choca en la parte superior del tubo para formar la cabeza, habitualmente este proceso también necesita el uso de martillos.

Por último, las remachadoras sin impacto, forman la cabeza a partir de un giro, que debe hacerse hasta el extremo de la zona superior del tubo cilíndrico.

¿Hay diferentes tipos de remaches?

Como es evidente, el remache es el elemento principal para las remachadoras y, al igual que ocurre con éstas, también existen diferentes tipos de remaches. Aunque hay una gran variedad, los más habituales son los llamados sólidos, tubulares y semitubulares. 

Remaches sólidos

También se les conoce como remaches macizos y se caracterizan por no presentar cavidades en su parte interior. Para poder utilizarlos, se necesita una remachadora mecánica, ya que son mucho más difíciles de fijar que los remaches de otros tipos.

Remaches tubulares

En este caso, los remaches cuentan con un pequeño orificio de forma cilíndrica, concretamente, se encuentran en el extremo del remache que no tiene cabeza. Se trata del tipo de remache más utilizado, ya que son comunes en áreas como la fabricación industrial o automotriz, entre otras.

Remaches semitubulares

Son remaches muy parecidos a los macizos, aunque no necesitan tanta fuerza para su correcta aplicación. Generalmente, son utilizados cuando se llevan a cabo trabajos de remachado con impacto.