El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Comprar un reloj de lujo: ¿Qué factores tener en cuenta?

Una de las industrias más interesantes del mundo es la de la relojería de lujo. Muchas marcas, muchos modelos y clientes que la mayor parte de las veces buscan un binomio que entremezcle la posibilidad de inversión y la tenencia de artículos exclusivos, que por su sola posesión o uso ya distingan a una persona de élite, exitosa e interesante.

No todos los relojes de lujo, sin embargo, son iguales. Si bien todos puedan pertenecer a una misma generalización de relojes de lujo, la verdadera relojería de lujo es una industria donde no necesariamente las piezas más caras tienen una debida justificación de su valor, y donde algunas joyas permanecen ocultas y con un precio muy por debajo de su valor real, y es justamente en esas en las que se fijan los inversores, porque reconocen el potencial valor que tendrán tales relojes de lujo al paso del tiempo.

Comprar un reloj de lujo, entonces, es una mezcla de conocimiento, asesoramiento, buen ojo, buen gusto y elección de marcas con trayectoria.

La marca, el punto inicial

Un reloj de lujo tiene una marca de lujo detrás. Nunca ha sido diferente. Al hablar de relojes de lujo se puede hablar de productos elegantes, exclusivos, pero también de modelos vanguardistas, con materiales de última generación y hasta con diseños deportivos. En esa descripción entrarían por ejemplo los relojes tag heuer, considerados como los abanderados suizos en el mercado de la relojería de lujo moderna, porque combinan los diseños y funcionamientos clásicos de la relojería de alta gama con prestaciones y bondades técnicas, artesanales y tecnológicas propias de la era de importantes cambios y exigencias que ahora se vive.

Encontrar la marca ideal, sin embargo, dependerá de cada persona. Cada marca tiene un significado y está relacionada con un mundo en particular, así como Tag Heuer ha estado vinculada al deporte de alta competencia durante décadas, pero siempre se debe tener en cuenta que no todas tendrán el mismo potencial a futuro.

La historia, trascendental

Un reloj de lujo no solo es más costoso porque es más costoso. En ocasiones son así de costosos porque tienen una historia detrás. O bien pertenecieron a un personaje famoso en tiempos pasados, o han vivido experiencias indescriptibles e inolvidables, o sencillamente han formado parte de líneas de fabricación exclusivas y limitadas y quedan pocos ejemplares.

La historia detrás de un producto de lujo es lo que potencia su valor. Por eso, al momento de comprar un reloj de lujo bien conviene documentarse tanto como sea posible para saber aprovechar las oportunidades tan pronto surjan.

¿Utilización o inversión?

Hay dos motivaciones distintas para comprar un reloj de lujo: el uso y la inversión. El uso distingue a las personas de altas esferas, las diferencia del resto y les permite entrar en círculos más pudientes, con las consideraciones sociales y económicas que eso puede indicar. El uso distingue también a las personas con buen gusto y con un carácter inteligente. La inversión, entre tanto, distingue a los conocedores de la industria, ya que se trata de productos que incrementan su valor en el tiempo, llegando incluso a multiplicarlo por dígitos altos al paso de varios lustros o décadas.

Determinar cuál será la finalidad de la adquisición es casi tan importante como escoger la tienda adecuada o la marca correcta.

Buscar lugares de confianza

Tan importante como todo lo anterior es el hecho de buscar relojerías de lujo, especializadas plenamente en ese sector, y con una historia o trayectoria verificable detrás. Estos lugares suelen estar plagados de expertos, de tasadores con buen ojo y de productos emblemáticos, siendo por tanto el lugar ideal para realizar una compra de este tipo.

Al ser un mercado con productos de alto valor, no conviene arriesgarse a perder dinero, confidencialidad o seguridad en tiendas que no cuenten con una historia imponente detrás. Comprar en lugares de confianza brindará también la certeza de que las piezas serán auténticas.