El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Consejos a la hora de reformar tu casa

Ya está, lo has decidido. Quieres cambiar de aires y nada mejor que hacer alguna renovación en casa. Debes saber que siempre es complicado enfrentarse a unas reformas en cualquier estancia de la vivienda, pero hoy queremos darte un poco de paz con algunas ideas para afrontarlo de la mejor manera.

Está claro que vas a tener que andar de un sitio para otro con mil cosas en la cabeza, intentando que todo salga a la perfección. Pero con la actitud necesaria y un poco de ayuda conseguirás justo lo que quieres. No te olvides de contratar a profesionales o, por ejemplo, buscar alquiler de trasteros en Valencia para guardar todo eso que no quieres que se estropee con la obra.

Lo primero que deberías hacer es planear muy bien lo que quieres, teniendo en cuenta tus necesidades y lo que quieres conseguir. Elegir la distribución final, materiales, colores, decoración… Eso está claro, y seguro que has leído mucho sobre eso. Pero hoy vamos a hablarte un poco más de la parte interna, de lo personal y lo intangible.

 

CÓMO AFRONTAR POSITIVAMENTE LA REFORMA

Ten mucha paciencia

Vas a empezar un proceso largo y difícil, pero tendrá su final. Es posible incluso que los plazos se alarguen un poco, pero es bastante habitual; así que no entres en pánico. Sé paciente contigo mismo, con la reforma y con el equipo que la lleva a cabo; tómate con calma todo el desarrollo y no te agobies más de lo necesario.

Para conseguir esto es importante que cierres un calendario con todos los que participen en la obra, siendo lo más realista posible. Pero debes saber que el retraso de alguno de ellos o algún imprevisto puede hacer más lento a todos los demás implicados, así que es el momento de sacar tu paciencia a relucir.

Sé coherente con tus ideas

Durante todo el proceso habrá veces que, desde diferentes departamentos, puedan decirte que algo es mejor de otro modo. Por supuesto, déjate aconsejar, pero también sé fiel a lo que querías inicialmente y lo que se había proyectado. Conoce las limitaciones de los materiales y de la obra, pero no te conformes con cualquier cosa.

Tampoco seas exigente con algo que se ha quedado fuera del presupuesto, pero no tengas miedo a aumentarlo si finalmente será la mejor opción. Ahorrarte unos euros para terminar con una reforma que no te gusta no es buena idea; cada vez que pases por esa habitación te recordarás a ti mismo que por un poco más estaría perfecto.

No pierdas de vista el proceso

Precisamente para poder dejar tu impronta en la reforma, no debes dejarla de lado en ningún momento. Si no has dado instrucciones claras para algunos aspectos, debes entender que puede que no sigan tus pasos. Especialmente los pequeños detalles o esos remates que querías, que son lo que marcarán la diferencia entre sentirla tuya o no.

Puede que todo el equipo sea completamente profesional, pero siempre pueden malinterpretarse mensajes u obviarse algunas cosas importantes. Una planificación acertada y una constante comunicación con el encargado de la reforma serán clave para poder obtener el resultado que buscabas.

Guarda un poco de presupuesto

No es mala idea apartar un poco de dinero extra, más allá de lo calculado antes de empezar la obra. Pueden pasar muchas cosas, y los imprevistos estarán acechándote para asustarte en cualquier momento. Este ahorro complementario te dará seguridad y estarás más tranquilo durante toda la reforma.

Pero no se lo digas a nadie, será nuestro secreto. Debes sacar a la palestra ese dinero únicamente si de verdad es imprescindible, y el problema no puede solucionarse con algo más de tiempo. Y, si no has tenido que utilizarlo, ya puedes irte un fin de semana fuera a celebrar que todo ha salido de maravilla.

Acepta los imprevistos

Para esto precisamente es el presupuesto extra antes mencionado. En cualquier reforma llegan imprevistos, de mayor o menor envergadura. No te estreses ni culpes a nadie, son cosas que pasan y seguro que tiene una solución muy sencilla. Bueno, te dejaremos agobiarte un poco al principio, pero ten claro que se resolverá.

Escucha al equipo de reforma y que te asesoren para buscar la mejor solución, tomad una decisión que os deje a todos satisfechos. El camino será largo y duro, pero el destino será fantástico. Acuérdate de estas incidencias cuando todo haya terminado y puedas disfrutar entre risas de tu nuevo hogar.

No cometas estos errores

Cerramos este apartado con algunos de los errores más típicos que debemos evitar:

  • No planificar bien todas las fases y decidir deprisa y corriendo durante la obra. La toma de decisiones sobre la marcha son un punto habitual de los retrasos y no terminan de dejar contento a nadie.
  • Querer terminar lo antes posible. Si se han marcado unos plazos, debes ser consciente de que respetar el tiempo de los procesos es importante. Como hemos dicho antes, confía en los demás y ármate de paciencia.
  • No contratar a personal cualificado y con experiencia. A veces, por querer ahorrar, buscamos la reforma más barata y ya sabemos lo que dice el dicho. Busca siempre profesionales especializados.
  • De la misma manera, elegir materiales baratos es un grave error de principiante. Si te gustan otros y tienen mejores prestaciones para unos años más, ahorra un poco y disfrutarás durante mucho tiempo de ellos.

5 PASOS PARA LA TRANQUILIDAD

  1. Intenta alojarte en otro lugar durante la reforma si es posible. Esto te aliviará de mucho estrés y será un proceso más sencillo.
  2. Trata de escoger un equipo que te acompañe y te asesore, que tengan poder suficiente para tomar decisiones cuando sea necesario.
  3. Parece obvio, pero confía en este equipo de reforma que has contratado, ellos son los expertos y están para ayudarte.
  4. Si estás fuera, visita la obra solo una vez a la semana o incluso cada diez días. Hazlo acompañado de alguien del equipo que pueda explicarte cualquier cosa.
  5. Tómatelo con calma y reserva un tiempo para ti cada día. Visualiza los nuevos espacios de tu casa e imagínate allí.

Ya conoces la mejor manera de enfrentarte a una reforma, con todas sus luces y sus sombras. Confía en tus decisiones y en las del equipo encargado de la obra, y podrás disfrutar de tu renovado hogar antes de que te hayas dado cuenta. Cuando todo haya pasado, verás que no ha sido para tanto.