El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Delitos por alcoholemia, ¿qué hay que saber?

Se trata de una de las infracciones más habituales en el día a día de los usuarios, sabiendo que pueden llegar a ser consideradas muy graves, ya que, en ocasiones, producen accidentes mortales, entre otros daños materiales y humanos.

Dentro de la gran variedad de infracciones que pueden cometer los conductores, hay que decir que aquellas provocadas por el exceso de alcohol son de las más frecuentes, a la par que graves. No hay que olvidar que conducir bajo una tasa superior a la permitida no solo pone en peligro la vida del conductor, también hace lo propio con el resto de viandantes y usuarios. Aunque son llegadas a considerarse delitos, lo cierto es que este tipo de infracciones son muy habituales, siendo además muy frecuentes en el día a día.

Hay que decir que, en la actualidad, accidente de trafico y consumo de alcohol van de la mano más veces de lo conveniente, llegando a tener graves consecuencias en muchos momentos. Precisamente por este motivo, la DGT está endureciendo cada vez más las sanciones, sabiendo que una de las principales causas de accidentes en España es el alcohol, tal y como han apuntado los expertos.

Aunque en ocasiones la infracción se queda en una sanción administrativa, en otras, la gravedad es extrema, ya que puede ocasionar hasta el fallecimiento de otros usuarios. Es precisamente en estos casos más complejos, cuando se vuelve muy necesario contar con la ayuda de profesionales expertos. Es decir, abogados especialistas en todo lo relacionado con los delitos de alcoholemia.

Dentro de los muchos bufetes que actualmente ofrecen este tipo de servicios en el país, sin duda, hay que destacar a JR Abogados. Un despacho madrileño que cuenta con un gran equipo de profesionales expertos en estos delitos. Todos ellos con dilatada experiencia en el sector, que se encargan de llevar a cabo todos los procesos necesarios, en base al caso que se presente.

Positivo por alcohol, ¿qué puede ocurrir?

Como bien es sabido, cada cierto tiempo o en lugares determinados, los agentes suelen llevar a cabo controles de alcoholemia a los conductores para evitar accidentes. En este sentido, hay que decir que, en el caso de dar positivo, habrá que estudiar detenidamente la tasa que presenta el usuario, así como el tipo de prueba a la que se le ha sometido.

Así, en cualquier caso, hay que hablar de dos pruebas de alcoholemia, que son las más habituales. Por un lado, la que se hace con mayor frecuencia es la de aire espirado y por otro, se puede hacer la prueba en sangre. Por norma habitual, cuando un conductor da positivo en la primera, para asegurar que todo está correcto, los agentes proceden a hacer la segunda en sangre. De igual modo, si el conductor así lo desea, puede pasar directamente a hacer este segundo análisis.

Cuando un conductor da positivo, en ese mismo instante estará cometiendo un delito, lo que se traduce en una multa. Esta puede ser más o menos alta, en función de la tasa que dé tras la prueba. Las sanciones administrativas son las más leves, mientras que, en los casos muy graves, se puede llegar a tener pena de cárcel.

En esta segunda situación es cuando se vuelve prácticamente imprescindible contratar los servicios de abogados expertos puesto que, lo habitual es terminar yendo a juicio.

¿Cuándo es un delito?

Dependiendo de la tasa de alcohol que se dé en una prueba, así las autoridades considerarán el caso como una infracción o delito. Para ello, es importante saber que, para los conductores, la tasa máxima que se puede dar en aire espirado de alcohol es de 0,25 mg/l, mientras que en sangre se establece en 0,5 mg/l.

Unas tasas que varían si se es novel, ya que este tipo de conductores principiantes tienen en aire espirado hasta 0,15 mg/l y en sangre, un máximo de 0,3 mg/l.

Son considerados delitos graves los casos en los que el conductor haya superado una tasa de 0,60 mg/l en aire espirado, o bien, en 1,2 mg/l en sangre.