El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

El colegio Ramar 1 de Sabadell informa sobre los riesgos de internet en los niños

El Colegio Ramar1 de Sabadell vuelve a poner en valor su propio eslogan que nos dice que; "El aprendizaje es y será la clave para la formación de per…

El Colegio Ramar1 de Sabadell vuelve a poner en valor su propio eslogan que nos dice que; "El aprendizaje es y será la clave para la formación de personas con sentido crítico y espíritu de mejora social" con la programación de dos charlas realizadas por el cuerpo de Mossos d’Escuadra dirigidas a las familias con hijos. Estas charlas versan sobre los riesgos que conlleva el uso de internet y las redes sociales, sin vigilancia ni control por parte de padres y tutores adultos, conocedores de que las opiniones vertidas por los expertos en seguridad representan la voz más autorizada.

Este colegio, que tiene como misión fundamental la de potenciar el crecimiento personal del alumnado en el respeto y la tolerancia reconoce la importancia de las nuevas tecnologías y su impacto entre los más jóvenes, que son a su vez los más influenciables y las víctimas más propicias para caer en las garras de desaprensivos que les roben datos, o algo peor. Este tipo de jornadas de concienciación son muy de agradecer puesto que pone los peligros de la digitalización de vida en contexto también negativos y es muy útil para los más jóvenes, por este motivo, es de destacar las opiniones del Colegio Ramar 1 de Sabadell en internet.

El objetivo es orientar a las familias tanto en el uso responsable de internet como en la forma correcta de gestionar el tiempo y las maneras que tienen nuestros hijos de enfrentarse a los diferentes dispositivos móviles, ya que incluso pueden llegar a causarles adicción y obsesión e impedir que desarrollen una vida normal.

Recomendaciones de los cuerpos de seguridad sobre los riesgos online para los menores

En las jornadas que los Mossos d´Escuadra utilizaron para ofrecer recomendaciones a los familiares para que estos se encontrasen más informados ante la alerta social que han despertado los muchos casos de abuso de menores a través de internet y las redes sociales, se insistió, en primer lugar, en la atención que merece la privacidad de los perfiles que los chicos se crean en las redes. Se insistió en la necesidad de que estos perfiles fueran privados y que solo se dejase acceder a ellos y participar a los amigos conocidos y familiares, aconsejando evitar añadir como “amigos” a todas aquellas personas que no se conozcan de primera mano.

Solo de esta manera se conseguirá preservar la privacidad y la intimidad de nuestros menores, evitando en todo caso ofrecer cualquier tipo de información a personas que no conocemos o a aquellas que dudemos incluso de si son o no son reales, es decir, si son suplantadores de identidad y están haciendo uso de una inventada o robada.

Por otra parte, las familias somos conscientes de la enorme repercusión que tienen y el elevado número de horas que nuestros hijos dedican a los juegos online. A este respecto, los agentes del orden recomiendan que nos aseguremos de que solo juegan con aquellos amigos que conocen personalmente.

Siguen las recomendaciones, poniendo especial énfasis en las imágenes personales que se cuelgan en las redes o se envían a otros dispositivos móviles, utilizando las aplicaciones de mensajería instantánea, como Whatsapp o Telegram. Hay que ser conscientes de que, una vez enviadas las imágenes, estas inician una vida independiente a su autor o propietario, pudiendo expandirse sin control y provocando no pocas situaciones desagradables o vergonzosas si llegan a manos inadecuadas.

          El conocimiento de los dispositivos electrónicos

El agente que ofreció la charla en el colegio Ramar1 recordó a los asistentes la existencia de las aplicaciones de control parental que tienen los dispositivos móviles y ordenadores, algunas gratuitas y otras de pago, y que consiguen vincular los smartphones de padres a hijos para que se pueda controlar el uso que hacen de las aplicaciones y tenerlos siempre localizados, pues ofrecen su ubicación y los movimientos que realizan.

Especial atención hay que tener con las cámaras de móviles, tablets y PC,s, pues los hackers pueden acceder a ellas de forma remota y activarlas, con lo que obtendrían imágenes de la intimidad de los chavales e incluso de las familias sin que nadie se percate de ello. El mismo Bill Gates aconsejaba taparla cámara cuando no se esté haciendo uso de ella.

         Delitos y faltas

Según el agente de los Mossos d´Escuadra, existen algunas acciones que ya son comunes y que están tipificadas como delitos o faltas que se desconocen y que nuestros hijos, por curiosidad o siguiendo un juego, pueden llegar a cometer.

Si alguien entra y usa el perfil de otra persona, dentro de una red social o utilizando alguna aplicación de mensajería, se estará cometiendo suplantación de identidad, por lo que no es recomendable dar contraseñas y hay que cerrar siempre las sesiones de las aplicaciones una vez que dejemos de usarla, así como no incurrir en una supuesta broma haciéndose pasar por alguien.

Existe un aumento de la violencia derivada de conversaciones en redes sociales, así como en los niveles de acoso en estos espacios. El ciberacoso tiene una complicación añadida al que se venía realizando anteriormente, pues se hacía cara a cara, presencialmente, y, por tanto, se limitaba al tiempo que pudiera darse esa situación. Ahora la situación se prolonga, pues internet no descansa y el acoso permanece en las redes y puede realizarse en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Según el agente, nos podemos referir al ciberacoso desde tres perspectivas diferentes; la de la víctima, la del acosador y la de los observadores. Ante estas situaciones, para evitarlas a tiempo, se recomienda hablar con los hijos, alertándolos de esta posibilidad y de la importancia que tiene el que avisen ante cualquier posible problema de este tipo que puedan tener.

Si se comprueba esta situación, los padres deberán hablar directamente y cuanto antes con todos los agentes implicados, es decir, con la escuela, el resto de familiares, clubes deportivos… y entre todos encontrar y actuar en consecuencia para solucionar el problema cuanto antes.

Si, por el contrario, nuestro hijo es el acosador, hay que implicarse desde el primer momento con estos agentes en la resolución del problema, sin tratar de huir o escurrir el bulto.

Para finalizar, se recordó que los jóvenes tienen responsabilidad penal a partir de los 14 años, es decir, pueden ser investigados, arrestados y llevados ante un juez. Si son menores, los padres serán los responsables civiles de sus actuaciones y serán ellos los que asuman las indemnizaciones económicas que pudieran darse.

          Preocupación de la escuela

Por parte de la directora de la escuela Ramar 1, se puso de manifiesto la verdadera preocupación que existe en el entorno educativo por la cantidad de horas que los más jóvenes, en particular su alumnado, pasan delante de las pantallas de ordenador o de los aparatos móviles, de la importancia que tiene incentivar y dedicar tiempo a las actividades que no estén vinculadas con el mundo digital, como las físicas con el deporte y juegos en la calle, la lectura, el disfrute de la naturaleza y todo tipo de actividades familiares.