El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

El diario de Mireia: Domingo 12 de abril. Día 29: el peor mejor día

  • Enciendo el móvil y lo primero que leo en Whatsapp es un mensaje de mi amigo Pablo en un grupo diciendo: “¿Quién se hace un Biri?”
  • He echado de menos:  las últimas notas del himno de fiestas sonando en el pasodoble al Cel, la plaça de Dins repleta de gente, la ida a la filá acompañando al gloriero con la banda de música del Palomar, los trozos de mascletá que saltan por el aire, la comida a las 16 horas e incluso el bote de susto cuando empiezan a tocar una marcha mientras comemos en la filá

Mireia Martí Expósito i la seua germana Lau (perdó per les confiances) han viscut un dumenge molt estrany. Estava cantat! La Festa emociona qualsevol que la viu amb intensitat. Aquest diumenge ha enyorat més que mai la "Llibertat" i el 'biri-biri'; tot i que li caiga malament a l'estómac.

De los creadores del peor mejor mes, llega el peor mejor día. Mis días favoritos del año son el día de Navidad y el día la Gloria. Días en los que te encuentras a mucha gente, todo el mundo está generalmente muy feliz y siempre pasan cosas que se recuerdan año tras año con un: “¿Te acuerdas cuando pasó esto el día de la Gloria de tal año?”

Enciendo el móvil y lo primero que leo en Whatsapp es un mensaje de mi amigo Pablo en un grupo diciendo: “¿Quién se hace un Biri?”

A pesar de ser alcoyana de pura cepa, el Biri Biri nunca me ha entrado bien y esa ha sido la causa de que el estómago, sin ni siquiera haber desayunado, se me haya levantado.

Hoy, como la tradición manda en un día de Gloria, Pablo hubiese ido a la Peña Bon Humor a almorzar y no quería perder la tradición, así que chupito para el cuerpo.

Las redes sociales no iban a ser menos y ayer nos hicieron saber que se iba a realizar un aplauso a las 10 de la mañana en honor a la Gloria. Y así hemos hecho. Hemos salido al balcón, hemos aplaudido y hemos podido escuchar marchas cristianas como Mai Sabel, marchas moras, pasodobles y el himno de fiestas acompañado con un “Visca Sant Jordi, Visca” cuando ha finalizado.

 

No miento cuando digo que me han caído lágrimas en este momento. Al igual que no miento cuando digo que he visto llorar a mi hermana. No se si me voy a explicar bien, pero estoy segura de que mi hermana estaba en esa situación de estar llorando e intentar que nadie le viese por vergüenza a que le vean llorar. En estos días es lo más normal desprender de alguna forma esa rabia, impotencia y tristeza de alguna forma, y llorar por emoción/tristeza es un gesto muy bonito que representa tu sentimiento por las fiestas. No hacía falta que te escondieras tanto Lau.

 

Después de esta media hora escuchando música festera nos hemos entrado para poder ver “l´arrancá” de muchos de los sargentos de la historia de la fiesta.

Mucha gente ha hecho notar que hoy era el día de la Gloria y por ello se ha arreglado, ha hecho su propia Gloria en los balcones e incluso ha personalizado con latas las 28 filás.

 

Este año yo hubiese ido al Preventori, pues mi tío Francis era el gloriero del Hospital de la filá Cruzados. Sé que le hacía mucha ilusión y no hacía falta más para saberlo que ver cómo ha trasladado la Gloria a su casa con un una camiseta de su filá, marchas cristianas de fondo y una que otra “filaeta” en el patio.

Al igual que los cargos de este año, todos los glorieros - que por evidentes circunstancias no han podido disfrutar de su día como tocaba-, pensad que seréis recordados como los glorieros del año del coronavirus.

Era previsible que hoy hablase sobre todo, del día de la Gloria. Pero más allá de todo lo que he dejado de hacer por el COVID-19, mi pensamiento de la gravedad de la situación no me ha permitido trasladarme al 100 % a lo que hubiese hecho hoy.

Hoy han descendido la cifra de fallecidos y asimismo Pedro Sánchez en su comparecencia ha resaltado la necesidad de la unidad política en el problema que nos une, sin colores políticos. Además también ha dicho que las industrias volverán al trabajo a partir de mañana o pasado, en función del calendario laboral de cada CCAA.

En un día normal hubiese visto a mis amigas “totes mudaes”, y para no perder costumbre nos hemos arreglado en la videollamada de las siete de la tarde.

Esta hora se me ha pasado rápido y han llegado enseguida las ocho. Apresuradas de tiempo, hemos salido vestidas de Gloria al balcón, y bien orgullosas de ello - a pesar de llevar los pantalones del pijama porque total, en la videollamada solo se ve la parte de arriba- .

Mis amigas vecinas no me han fallado, pero hoy el que me ha sorprendido ha sido el niño de enfrente que, a pleno pulmón ha empezado a cantar con un micrófono “Resistiré”.

Hoy hubiese cenado improvisadamente una mona, como de costumbre. Y así he hecho pero cambiando el escenario del local de una amiga mía al comedor de mi casa.

Me voy a dormir pensando en todo lo que he echado de menos:  las últimas notas del himno de fiestas sonando en el pasodoble al Cel, la plaça de Dins repleta de gente, la ida a la filá acompañando al gloriero con la banda de música del Palomar, los trozos de mascletá que saltan por el aire, la comida a las 16 horas e incluso el bote de susto cuando empiezan a tocar una marcha mientras comemos en la filá. Sin olvidar por supuesto la tarde en El Don Vito, o como llamamos mis amigas y yo “El Templo”.

Al menos me consuela que no ha hecho tiempo de “Domingo de Gloria” y ha llovido a última hora.

Si la frase del recuerdo del año pasado empieza ¿Te acuerdas cuando el año pasado parecía que hubiésemos salido de una piscina de lo que llovía? El año que viene recordaremos este con una frase parecida a: ¿Te acuerdas cuando el día de la Gloria no se hizo la Gloria pero más que nunca nos acordamos de que era el día de la Gloria?