El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

El diario de Mireia: Domingo 3 de mayo. Día 50: Deporte vs coronavirus

  • Hoy hemos hecho algo diferente para celebrar el Día de la Madre: a las 12:30 nos hemos arreglado un poquito y con unas papas y una cervecita hemos jugado al Chinchón. Sí, puede parecer una chorrada, pero todo lo que esté fuera de la rutina estos días, ya es diferente y gusta.

La Naturaleza es sabia. Los niveles de contaminación han bajado lo impensable en el siglo XXI, los animales salen con total libertad, los delfines se acercan a las costas, el cielo de Madrid ya no es gris y respirar aire puro no es misión imposible.

Ya nos lo estaba advirtiendo desde hace tiempo, si no hacíamos nada el planeta se iba al traste. Nosotros, visto lo visto no estábamos haciendo nada y ha tenido que ser una pandemia la que ha hecho paralizar el mundo para que la Tierra pueda respirar, al menos, por ocho semanas consecutivas. Transporte parado, fábricas paradas, mundo parado y un suspiro del Mundo que sirve como comodín para reactivar nuestras neuronas cuando acabe la pandemia y cuidar el planeta para verlo como lo hemos estado viendo estos días: poco contaminado. 

 

El tiempo, hoy domingo día 3 de mayo sigue siendo espectacular y por ello aprovecho para tomar el sol. Me pongo protección y bronceador para ver si me veo más morena y por un momento pienso que estoy en la playa. El olor a crema, la sensación de achicharramiento y el olor a la lycra del bikini me recuerdan a los días de agosto en San Juan y Alcossebre. ¿Este año podré ir? Y si voy ¿Cómo será esa vuelta a la rutina estival? Algunas alternativas que se están planteando para las playas son los turnos para entrar o  su división por parcelas… pero en la práctica aún nos pilla lejos. De momento cumplamos con las normas para pasar a la fase 1 de la desescalada y luego ya veremos. 

 

La desescalada va a hacerse por provincias en función de la situación de cada una de ellas. Si se continúa como ahora, aquí puede que vayamos por buen camino, pero quién sabe, a lo mejor un repunte por las aglomeraciones de los días boom - el domingo pasado y este sábado - puede que haga redireccionar el camino. Entre el 1 y el 2 de mayo no ha habido ningún caso positivo ni ninguna muerte en el departamento de salud de Alcoy, espero que esta línea sea ya continua. 

 

En lo que viene a ser mi día, hoy es un día especial, hoy es el día de la madre. Aunque no lo parezca, no soy de expresar por redes lo que supone para mí mi madre, o en caso del día del padre, mi padre. En los cumpleaños es otra historia porque ese si que es el día de cada uno de ellos. 

Mi madre ya sabe todo lo que pienso de ella y todo lo que le quiero y, a pesar de no haberme mostrado activa en las redes haciendo referencia a ella, hoy hemos hecho algo diferente para celebrar el Día de la Madre: a las 12:30 nos hemos arreglado un poquito y con unas papas y una cervecita hemos jugado al Chinchón. Sí, puede parecer una chorrada, pero todo lo que esté fuera de la rutina estos días, ya es diferente y gusta.

 

Por la tarde, viendo alguna que otra noticia por Facebook, lo primero que veo es que el Alcoyano tiene todas las papeletas para subir a Segunda B. ¡Anda pues el sueño que tuve hace dos semanas a lo mejor hasta se cumple!

El ámbito deportivo - obviamente - se está viendo también muy afectado en este confinamiento. Los entrenamientos, los partidos y todos los eventos se han paralizado. 

No obstante, los clubes se manifiestan por redes sociales dando ánimos, conectando con aficionados, uniéndose a la causa…pero no solo en el fútbol sino en cualquier deporte como hemos podido ver con un vídeo del Patín Alcodiam. 

En primera persona y, como socia no abonada que soy del Atleti, agradezco los correos que envían a la afición de eventos virtuales, ánimos y otros mensajes de apoyo desde el equipo. 

 

Las dudas en el deporte son múltiples ¿Cuándo se volverán a poder hacer entrenamientos conjuntos? ¿Cuándo se reanudarán los partidos? ¿Serán a puerta cerrada o con aforo limitado? Aún no han dicho nada sobre este ámbito, tan solo han hablado de eventos culturales. No obstante, no creo que tarden mucho en decir algo. 

 

Es una pena lo que ha quitado el coronavirus. Hablando desde el punto de vista de una aficionada, los partidos ya no son solo 90 minutos de juego. Un partido es emoción, animación, nervios, alegría, tristeza y evasión de todo. Desde hace dos años que no puedo disfrutar de ello domingo sí domingo no en el Collao por tener que irme a Castellón, y es una de las cosas que más odiaba los domingos, ver a la gente subir por la calle Oliver mientras yo me iba con la maleta. No obstante, el no hacer este acto contínuo hacía que cuando tenía la oportunidad de asistir a un partido lo viviese más todavía. Al igual que con mi Atleti, doy gracias de poder haber asistido al último partido que disputó contra el Sevilla. 

 

Ese fue uno de los actos multitudinarios que se celebraron el fin de semana del 7 y 8 de marzo. Yo estuve en un estadio el 7 de marzo y en el metro a tope con toda la gente que iba a la manifestación del 8M. Podría haber sido contagiada perfectamente, aún recuerdo el metro repleto, no me hacía falta cogerme de ninguna barra para no caerme, la gente servía de colchoneta. En ese momento no pensé ni mucho menos en qué podría estar en riesgo, pero ahora lo pienso y me da pánico. Puede que haya tenido el coronavirus, puede que mi hermana también, o mi padre…. quién sabe. 

 

Llegan las 20h y damos una vuelta mi hermana y yo. Hoy hay mucha menos gente que ayer, y por lo general se respetan las medidas de seguridad: distancia y mascarilla, aunque la norma de “dos personas únicamente” no. Me sigue enfadando pero ya me da más igual. Paso por casa de mi abuela y veo, por fin, a mi padre. Si ya era raro no saludar con dos besos a los amigos que me encontré ayer no te puedes imaginar lo raro que es no poder abrazar a mi padre. El ratito que he hablado con él ha sido corto para no pasarnos de la hora, pero más vale eso que nada. 

 

Me voy a dormir pronto, mañana comienza la rutina y no quiero empezar la semana cansada. Esta semana creo que se me va a hacer más pesada por pensar que podría salir un poco de casa a la hora establecida y en cambio estaré en la fábrica. Pero no pasa nada, no me he muerto por no salir a la calle en 50 días, no me voy a morir ahora por no salir una semana más, de momento.