El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

El diario de Mireia. Jueves 2 de abril; día 19: Intentaré no procrastinar

Respirar l'aire de la Font Roja... un privilegi
  • PROCRASTINACIÓN. Su correcta definición es “hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables por miedo a afrontarlas".

Mireia Martí Expósito, la nostra periodista en potència de capçalera, viu el djous com el dimecres, el dimarts... Però almenys sap que eixe dia veu a sa tia si ix al balcó. Aprecia les coses que no pot fer, com per exemple, les excursions per la Font Roja amb son pare.

De lo negativo siempre, siempre, siempre se saca algo positivo. De momento no he encontrado nada bueno de no poder disfrutar el mes de abril, pero aún quedan muchos días por delante para hacer una larga lista de lo bueno.

Abril puede ser el peor mejor mes, pero a la vez puede ser el mejor del año. Probablemente se acabe todo esto y podré experimentar por primera vez en mi vida los reencuentros tras dos meses sin ver a los míos. Pero eso ya se verá.

Los jueves son mi último día de clase. He de admitir que soy muy privilegiada sin tener clase los viernes. De esta forma paso cuatro días en Castellón y tres en Alcoy, algo que alguien tan casera como yo agradece muchísimo.

No obstante durante estas tres semanas he continuado aprovechando los viernes para compensar las horas perdidas.

Hoy he descubierto la palabra que define perfectamente lo que estoy haciendo estas semanas. He encontrado el sustantivo que describe mi tendencia a retrasar tareas académicas programadas porque me desmotivan y quiero quitarmelas de encima.

Este palabrón es PROCRASTINACIÓN. Su correcta definición es “hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables por miedo a afrontarlas”.

No se si será por la pereza que nos invade a la hora de utilizar el vocabulario adecuado para cada ocasión, pero considero que la palabra la utilizamos poco para lo mucho que usamos su definición.

La procrastinación es algo que practicamos constantemente, y si sustituimos el “procrastinaré este ejercicio “ por un “bah da igual, lo haré mañana porque no es tan importante” estamos demostrando que la riqueza del castellano sirve para nada. A partir de ahora utilizaré el verbo procrastinar más, aunque espero al mismo tiempo utilizarlo menos para llevar mis tareas al día.

Mi finde empezaba hoy. Ahora mismo estaría pensando en qué excursión podría hacer con mi padre el sábado, pero de momento nos tendremos que conformar con ver fotos y vídeos de excursiones pasadas o de disfrutar de la Fuente Roja mediante imágenes de 360º en Google Maps.

Dos amigos, Pablo y Buba, también echan mucho de menos el deporte al aire libre. Ambos, día sí día también, salían a la montaña con la bicicleta y dejarla de lado por un tiempo les ha supuesto un suplicio. Constantemente hacen referencias a la bici y a los almuerzos post excursión. Hoy mismo Buba ha dicho: “Jo si em deixen ixir en bici em conforme” a lo que Pablo le ha contestado: ”Això és!”.

Lo siento chicos, de momento tendréis que olvidaros de “rodar” y continuar poniéndoos fuertes con las sesiones de Kiko Training.

Por segunda vez en lo que llevo encerrada en casa, me he asomado al balcón y he podido ver a mi tía Mónica. Todos los jueves va a comprar y aprovechamos para vernos desde la distancia durante un minuto. Hoy lo último que ha dicho es: “ojalá daros un abracito ya” - haciendo el gesto de abrazar - pronto tía, ya verás.

Después de este encuentro he decidido hacer la comida. Da miedo escucharlo pero sí, he cocinado y sorprendentemente me ha salido muy rica. Puede que los pasteles y las cocas no sean lo mío,  pero en la pasta puedo llegar a ser muy buena. Bueno dejemoslo en buena. 

 

La situación del COVID-19 es cada vez peor a nivel mundial.

Mientras que China (foco del virus) vuelve a la normalidad poco a poco, el resto del mundo se enfrenta ahora al pico más alto del coronavirus.

En Filipinas el presidente ha ordenado matar a tiros a los que violen la cuarentena.

En Vila Formosa, Brasil, se encuentra el mayor cementerio latinoamericano y ya está preparado para la oleada de muertes que está por venir. Las imágenes son impactantes puesto que son centenares las fosas que han sido cavadas. Además, hay familias que se han visto en la situación de tener en casa durante varios días a un familiar difunto por falta de personal que pueda recogerlo.

En Suecia no se han suspendido las clases ni las actividades comerciales. “Confían en el sentido común de los ciudadanos y en la inmunización”.

Por último, los peores datos que se previenen son los de EE . UU. La situación es escalofriante. La Armada de EE. UU. ha enviado un buque hospital  a Nueva York para ampliar la capacidad hospitalaria ya allí es donde el coronavirus va a afectar más. La imagen del barco con la cruz roja parece sacada de la película Pearl Harbour, pero no, es de marzo de 2020.

Aterrizando en nuestro país ya son 10.003 los fallecidos, 110.238 los contagiados y 26.743 las altas. Illa, ministro de Sanidad, asegura que estamos en la fase de estabilización, y a pesar de que esta será una semana dura, los datos irán a mejor.

Mientra aquí en Alcoy, la situación que sigue preocupando es la del geriátrico Domus VI. Ya son el 90% de los residentes los contagiados y la cifra de fallecidos asciende a unos 40.  La líneas telefónicas de la residencia están colapsadas, no obstante la residencia asegura que poco a poco devolverá las llamadas. Es evidente que los familiares de los internos están muy preocupados por la situación, yo lo estaría, bueno lo estoy.

Cambio el chip y vuelvo a la hora del subidón: las ocho.

Tras las palmadas he ido a tirar la basura y me he encontrado a mi vecino el sanitario.

La sensación de intentar huir de nosotros entre nosotros es aterradora. Nuestra cultura es afín al contacto directo y verse en esta situación de huída es muy raro.

Mi madre dice que en los supermercados se vive mucho más esta sensación de frialdad. Yo no puedo opinar porque durante todo el confinamiento no he ido a comprar. Algún día me gustaría vivir en primera persona el “hacer la compra”, pero como mi madre ha comprado esta última semana como si no fuésemos a salir hasta el 2021, me da a mi que esta experiencia no la viviré. Saldré de casa antes por haberse acabado el Estado de Alarma que por falta de comida. Y que así sea.