El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

El diario de Mireia: Martes 26 de mayo, día 73: Antes asco, ahora asco y miedo

Mireia i a seua germana: Llibertat!
  • A excepción de la sustitución de las aulas de la universidad por la fábrica y por los muchos sábados de fiesta por una cena normal con amigas, mi vida ha vuelto a la “normalidad”.
  • A día de hoy no sé lo  que siento. A veces me pienso que esto ha acabado, otras que hay algo fuera que me impide volver a mi vida, otras veces que esto ha pasado por algo, otras que hay muchas cosas positivas que destacar de esta m…. que nos ha tocado vivir.

Casi ya en junio y con temperaturas veraniegas superamos los 70 días de estado de alarma, las calles están llenas las 24 horas del día y todos compartimos el mismo uniforme: la mascarilla.

España al completo está en la fase 1, aunque bajo esa nomenclatura tan tristemente falsa, un perfecto apodo para el segundo escalón de la desescalada podría ser el “desfase”.

El simple hecho de permitirnos salir con más gente a pasear, poder ir a un bar a tomarse algo o juntarse en una casa menos de diez personas, parece que haya borrado lo vivido sin irnos más lejos que dos semanas.

Yo soy la primera que ya me noto “libre”. A excepción de la sustitución de las aulas de la universidad por la fábrica y por los muchos sábados de fiesta por una cena normal con amigas, mi vida ha vuelto a la “normalidad”. El sábado me tomé la primera mentireta (aunque fueron más de una) en la Plaça de Dins y luego cené con mis amigas en la calle ya peatonal San Llorenç. Al día siguiente madrugué y me fui de excursión y después comí en casa de mis tíos la típica paella dominguera. Diferencias: no irme a Castellón enseguida, cumplir con el horario de la excursión y no salir de fiesta después de cenar.

Estoy segura de que al igual que yo, mucha gente ya ha retomado sus costumbres respetando las normas y pautas de seguridad, porque a pesar de estar menos confinados seguimos corriendo el mismo peligro.

Por lo general la gente está protegiéndose y protegiendo al resto, no obstante siguen sorprendiendo las actitudes ajenas como la que presencié ayer. Iba caminando con mi madre por la Alameda por la parte derecha cuando un hombre en dirección contraria (primer acto erróneo) dos segundos antes de entrecruzarse con nosotras se quitó la mascarilla y escupió al suelo.

Esa semejante marranada antes me daba ASCO, pero esque ahora además de asco me da MIEDO. Nadie sabe qué es lo que ha escupido, pero puede ser desde un trozo de flema hasta una mini partícula de coronavirus.

Mascarillas

Caminando por la calle se ven muchas personalidades diferentes frente a las recomendaciones. Están los que no se ponen la mascarilla, los que van en dirección contraria, los adolescentes (generalmente revoltosos gritando), las personas que supuestamente se ven civilizadas y otros sectores de gente con pequeñas diferencias de comportamiento. Cuando sales de casa sales sabiendo el riesgo que corres ante el mundo, con miedo y con actitud en muchas ocasiones de repelencia, al menos yo. A pesar de ello la mascarilla hace sentirme un poco más segura y más si es personalizada.

Los talleres de costura se han abierto en muchas casas. Mucha gente ha empezado a crear sus propias mascarillas con material homologado. Mi madre no iba a ser menos y ¡allá que ha ido! El silencio de la casa ha sido sustituido por el de la máquina de coser y la mascarilla azul de farmacia por mascarillas de diferentes estampados. Al menos ya tengo tres posibles combinaciones para la ropa, porque sino rosa y rojo patada en el ojo y ya era lo que faltaba.

Política sanitaria

Volviendo al problema que aún existe y existirá, están surgiendo muchas no, muchísimas polémicas a nivel local, nacional e internacional. Aquí en España la manera de contabilizar los muertos ha variado, en Alcoy no hay casi positivos pero no se contabilizan las residencias, China tiene 5 vacunas en prueba y EE. UU va a su bola.

Además, las comparaciones entre los datos de fallecidos de todos los países del mundo son totalmente nefastas ¿quién dice la verdad? ¿por qué mienten? ¿quién miente? ¿será por vergüenza de ser el país con más víctimas mortales?

Sea la causa que sea la desinformación y la poca transparencia es el pan de cada día. Lo ha sido ahora y desgraciadamente lo seguirá siendo porque lo que importa, como siempre, es el poder y la medalla de oro.

Muchas son las confrontaciones políticas que está viviendo nuestro país. Los extremistas tanto de derechas como de izquierdas han llegado a los puños en la fase 1. De verdad que no entiendo la necesidad de hacer ahora semejantes barbaries. Parece que estas personas no se hayan informado de la gravedad del asunto, parece que la contradicción mediante insultos y guantazos es más divertido y eficaz… pues que triste pensar que puedan pensar eso.

Hace dos semanas estaba enfadada por el comportamiento incívico de las personas. A día de hoy no sé lo  que siento. A veces me pienso que esto ha acabado, otras que hay algo fuera que me impide volver a mi vida, otras veces que esto ha pasado por algo, otras que hay muchas cosas positivas que destacar de esta m…. que nos ha tocado vivir, pero luego enchufo la tele o entro en Twitter y mi positivismo se derrumba por las ramas conflictivas que nacen de la crisis sanitaria y que florecen a modo de odio.