El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Article d'opinió de Juan Gabriel Llopis, aficionat 'de sempre' del CD Alcoyano

Juan Gabriel Llopis

Humildad, esfuerzo, compromiso y trabajo

Fue una temporada en la que todo salió mal tanto en lo deportivo como en lo económico. Nada más hay que ver cómo se metió en la fase de play out y cómo se descendió para entender el todo mal. Un temporada desilusionante por completo. Un histórico que, con el paso de la nefasta temporada, veía como su lema tan emblemático, la moral del Alcoyano, se iba haciendo agua.

La afición dejó de creer, la masa social se fue haciendo cada vez menor y el descenso a 3A podía suponer, a la larga, una desaparición del equipo tras el agujero económico que sufrían las arcas del club. Por un momento, benditos problemas económicos.

Son los cuatro valores para el éxito y el Alcoyano lo ha demostrado. Hace 2 años, y tras unos fichajes de “renombre” y “exóticos”, el Alcoyano sucumbió a los infiernos de la 3A.

Estos problemas son el causante de todo lo vivido durante los dos años siguientes. El Alcoyano, con la chequera vacía tuvo que tirar de la gente del pueblo y apostó por alcoyanizar al club. Convencieron a gente de Alcoy para que volvieran a vestir la elástica blanquiazul, empezaron a apostar por la cantera, trajeron a jugadores de la provincia y jugadores con pasado alcoyanista. Fue la mezcla perfecta. Todos querían al club, se sentían identificados con el pueblo. Muchos de ellos vinieron, incluso, teniendo ofertas mejores. Esa vinculación con el equipo fue clave. En definitiva, el Alcoyano formó un grupo humano de trabajadores que sentían al club. Unos jugadores que formaron una familia.

Empezaron a ganar partidos, la dinámica era positiva y el ambiente inmejorable. Todo iba de la mano, y es que a veces, el dinero no da la felicidad. La felicidad hay que buscarla y el Alcoyano la encontró con este grupo que batió récords en la 3A. Pues con trabajo, humildad, compromiso y esfuerzo consiguieron enganchar a la afición y devolver al Alcoyano a la categoría que, como mínimo, se merece. Esa temporada tuvo punto y seguido pues el bloque, en su gran mayoría, se mantuvo para volver a la 2B, y al final fútbol es fútbol, da igual 3A que 2B.

El ambiente seguía siendo inmejorable y, a pesar de un mal/regular inicio de temporada, la familia que se había formado en el vestuario creyó en que podían sacarlo adelante (nada más lejos que la realidad). Y, no sólo eso, sino que devolvieron la moral no sólo al pueblo de Alcoy. Estos jugadores dieron a conocer la moral en todo el mundo después de la eliminar al Real Madrid de la Copa del Rey tal y como se produjo.

Por último, también me gustaría citar a Vicente Parras y su equipo. Un hombre de la zona que ha sabido gestionar al equipo y sacar el máximo rendimiento de todos sus jugadores. Capaz de hacer que todos se sientan importantes y que juegue quién juegue el equipo no nota las diferencias.

El Club Deportivo ALCOYano ha vuelto, y lo ha hecho para quedarse. Enhorabuena a todos los que formáis parte de estos colores.