El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Article d'opinió de Marcos Martínez, regidor, no adscrit a cap partit, de l'Ajuntament d'Alcoi

Marcos Martínez

La concesión oscura

Hace ahora 22 años se inició la concesión del transporte urbano de autobuses con la UTE Alcoyana de Limpieza y AUPLASA. Desde ese momento empezó un d…

Hace ahora 22 años se inició la concesión del transporte urbano de autobuses con la UTE Alcoyana de Limpieza y AUPLASA. Desde ese momento empezó un descontrol dificil de entender. De hecho, no existen memorias/liquidaciones hasta el 2009, lo que dificulta el seguimiento durante este período.

Para empezar, no se sabe exactamente qué vehículos cubrían el servicio. Supuestamente se retiran los últimos Pegaso en 2001, pero hay evidencias que uno de ellos operó en Alcoy hasta el 2004, con lo que se vulneró la edad máxima estipulada para los vehículos. Por otro lado desaparecieron 3 Mercedes Sprinter nuevas y aparecieron Mercedes grandes derivados de otras concesiones, con lo que la exclusividad de los vehículos para ofrecer el servicio, también queda en entredicho.

Resaltar además que se paga un alquiler por las cocheras de más de 52.000€ por parte de TUASA a AUPLASA (parte de la UTE. Es decir, yo a mí mismo), que subvenciona el Ayuntamiento. Estas instalaciones deberían estar en perfectas condiciones mantenidas por el arrendador, cosa que no ocurre porque es de el mismo grupo empresarial, aunque los pagadores seamos los alcoyanos a todos los efectos. Debemos exigir que el propietario invierta en el mantenimiento adecuado de una estructura de la que se le paga alquiler. De hecho, en 2018 se reformaron los aseos y vestuarios de los trabajadores, gracias a la denuncia de un sindicato y después de una inspección de trabajo, puesto que dichos aseos no cumplían con ninguna norma de seguridad ni de higiene, además de ser mixtos.

Se llevaron a cabo equipamientos especiales, todos ellos subvencionados, como placas solares sobre los vehículos, sistemas de gestión eficiente de la conducción o sistema de ayuda SAE. Salvo este último, el resto o no cumplía sus funciones, o dejó de utilizarse en pocos meses. Un despilfarro de recursos que nadie asumió. Y no es que el SAE sea la panacea, puesto que no siempre funciona adecuadamente, ni se utiliza para los fines adecuados.

Otro aspecto es la infinidad de modificaciones del contrato-programa desde los primeros años de contrato y hasta 2014. Esto hace que, de una previsión inicial de 670.000€ de subvención anual para los 10 primeros años, pasemos a 1.053.801 en 2005 y a 1.246.054 en 2006. pasamos a 1.748.321 en 2009, rebasando los 2 millones en 2011,2012 y 2013. En 2014, tras una nueva modificación y disminuir el servicio en tres vehículos (disminuyendo las frecuencias), se rebaja en solo 300.000€ la subvención. A día de hoy,volvemos a estar en torno a los 2 millones de euros con una flota de 11 autobuses, 9 de los cuales con más años de los estipulados por contrato, pese a que se empezó con una flota de 15 vehículos. Del plan de renovación de la flota ya ni hablamos, ni de la supuesta oficina de atención al cliente o las encuestas de satisfacción del servicio, sin las que no hay certificación ISO de garantía europea.

Como apunte adicional, el pasado año se conocía una sentencia del organismo de competencia de Cataluña (ACCO), que sancionaba a la empresa Automóviles La Alcoyana con casi 500.000€ por un supuesto intento de amañar un contrato del sector público para beneficiar a terceros. Con la de empresas de las que dispone el Grupo Vectalia, utiliza la que lleva el nombre de nuestra ciudad para sus artimañas. Y es que, visto lo visto, los alcoyanos debemos parecerles “carne de cañón”.

En definitiva, 22 años de despropósito y de degradación del servicio, que no de los costes. Urge licitar un nuevo contrato cuanto antes, con un pliego de condiciones más serio y controlado y, por supuesto, de plazos muchos más cortos.

De los vehículos ya hablaremos en otra ocasión, ya que dan para mucho. Nunca sabremos toda la verdad, pero espero que hayamos aprendido algo por el camino.