El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Los peligros de la exposición solar y cómo protegerse

Es cierto que el sol, además de proporcionarnos luz y energía para el día a día, nos ofrece otros beneficios como ayudar a la producción de vitamina D. Sin embargo, también es importante saber que exponerse al sol de manera continua y sin protección alguna puede ser muy peligroso para nuestra salud.

Lesiones más comunes

La exposición a la luz solar durante muchas horas puede resultar muy dañina, ya que los rayos UVB y UVA que emite el sol son los principales causantes de quemaduras y envejecimiento de la piel.

No obstante, estos no son los únicos peligros de la exposición solar. A continuación describiremos las lesiones más frecuentes:

  1. Insolación

Frente a altas temperaturas, exposición prolongada al sol y excesiva humedad es muy posible sufrir una insolación, ya que nuestro organismo podría fallar en cuanto a la regulación de la temperatura corporal. Entre los principales síntomas se encuentran dolor de cabeza, vértigo, calambres, fiebre, deshidratación de la piel, mareos y fatiga.

  1. Quemaduras

Dependiendo de lo fuertes que sean, las quemaduras solares se considerarán de primer o segundo grado. Las de primer grado se caracterizan por un enrojecimiento leve o intenso de la piel, acompañado de mucha sensibilidad y dolor en las zonas afectadas.

En el caso de las quemaduras solares de segundo grado, estas se manifiestan a través del aparecimiento de ampollas en la piel, además de enrojecimiento y, en algunos casos, mareos, náuseas y fiebre.

  1. Cataratas

Los efectos acumulativos de la radiación ultravioleta —que se manifiestan a largo plazo— pueden provocar diferentes patologías oftalmológicas. La Organización Mundial de la Salud estima que un 20 % de las personas que han sido diagnosticadas con cataratas se han expuesto de manera prolongada a la radiación solar.

Esta enfermedad consiste en la disminución progresiva de la vista. Su evolución es lenta y también produce sensibilidad a la luz, pérdida de visión de colores y visión de halos de luz.

  1. Cáncer de piel

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. afirma que exponerse a los rayos ultravioleta (UV) causa perjuicio a la piel que puede resultar en cáncer, pues genera daños en el ADN de células cutáneas.

Entre los factores que aumentan el riesgo de padecer este tipo de cáncer están los antecedentes de quemaduras solares y los climas soleados.

Hay tres tipos de cáncer de piel y pueden manifestarse a través de distintos síntomas, pero entre los más frecuentes destacan la aparición de nuevos lunares anormales, cambios en la superficie y/o forma de lunares y llagas que no sanan.

¿Cómo disminuir los riesgos?

Ante la presencia de algunos de los síntomas nombrados anteriormente, debe acudirse a un médico inmediatamente. En general, lo más recomendable es tomar previsiones con tiempo para evitar sufrir consecuencias fuertes como consecuencia de la exposición al sol.

  1. Evitar la exposición por muchas horas

Sin importar si el día esté nublado o no, es recomendable restringir la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, ya que a estas horas los rayos UV tienen más intensidad y fuerza.

Si la exposición es inevitable, se recomienda caminar por lugares protegidos por la sombra, o utilizar gorras, lentes de sol y vestimenta que cubran lo más posible.

  1. Utilizar protector solar

El uso de protector solar es recomendable tanto para el día a día como para la exposición prolongada como, por ejemplo, en playas.

Lo ideal es utilizar un producto con factor de protección (FPS) mayor a 15 en las primeras exposiciones, y para niños, embarazadas, deportistas, personas de piel clara y exposiciones a radiación solar intensa, un FPS +50.

  1. Aplicaciones móviles

El uso de una app de protección solar, como por ejemplo la de SunQuiet, es sumamente beneficioso ya que analiza la piel de la persona, le indica cómo es de propensa a las  quemaduras solares y cuáles son las mejores horas para tomar el sol.

Además de proteger del sol, tomar estas medidas ayuda a sintetizar mejor la vitamina D y a obtener beneficios del sol en invierno.

Es muy importante entender que para protegerse del sol no hay que esconderse de este, solo se debe buscar disfrutarlo de manera prudente y tomando las precauciones necesarias cuando corresponda, sin caer en excesos que puedan resultar perjudiciales.