El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

¿Qué es el homestaging?

El concepto de Homestaging es un conjunto de técnicas que se utilizan para realzar un inmueble y conseguir que tenga un aspecto más atractivo para at…

El concepto de Homestaging es un conjunto de técnicas que se utilizan para realzar un inmueble y conseguir que tenga un aspecto más atractivo para atraer a posibles compradores. El objetivo principal del homestaging es, por tanto, acondicionar una vivienda para que consiga venderse lo antes posible y al mejor precio. Los pilares en los que se basan las técnicas de homestaging son despejar, despersonalizar, ordenar, limpiar, reparar y organizar el espacio armonizando el conjunto. Para conseguir este objetivo, así como para realizar reformas integrales si hiciese falta, necesitamos de los conocimientos y de la profesionalidad de una empresa como Reformas Madrid, por calidad y experiencia, ofreciendo precios sin competencias y resultados excelentes.

Literalmente, atendiendo al significado de estas dos palabras: home + staging significa puesta en escena de la casa. Estas técnicas se desarrollaron en los Estados Unidos hace aproximadamente tres décadas y, en la actualidad, se aplican por toda Europa, en países como Francia, Reino Unido, Suecia o España

El trabajo que realizan las empresas especializadas en homestaging consiste básicamente, en utilizar estas técnicas para reforzar los puntos fuertes con los que cuenta la vivienda que queremos vender y minimizar sus puntos débiles. No se trata de esconder defecto, se trata de arreglarlos y sacarle el máximo provecho a la residencia en su conjunto.

Tampoco es un simple trabajo de decoración, es mucho más que eso, ya que la decoración es algo muy personal, y en este caso lo que necesitamos es un espacio neutro, pero acogedor, para que la mayoría de visitantes, y posibles compradores, se sienta cómodos y puedan empezar a fantasear sobre la decoración que ellos mismos harían sobre ese lugar una vez vivan allí.

Diferencias entre decoración y homestaging

Mucha gente piensa erróneamente que la decoración y el homestaging es la misma cosa, pero si profundizamos en los conceptos vemos que tienen numerosas diferencias. Decorar es simplemente vestir una casa de acuerdo con los gustos de sus moradores, mientras que el homestaging prepara la casa para que sea del gusto de la mayoría de la gente para favorecer su venta o alquiler.

Mientras que decorar implica renovar y mejorar la estética y funcionalidad, pero siempre buscando la comodidad de sus propietarios, el homestaging busca vender o alquilar la casa en el menor tiempo posible y al mejor precio. Así, mientras en un proyecto de decoración incluimos nuestros gustos personales y específicos, en el homestaging se pretende buscar un estilo ideal, de revista, que atraiga a mucha gente y sobre el que se pueda construir un estilo propio.

En decoración, se personaliza la casa, con recuerdos u objetos que vuelven el espacio un poco más nuestro, sin embargo, el homestaging despersonaliza la casa al máximo, se neutraliza para que cualquiera pueda imaginarse a sí mismo viviendo en ella.

En cuanto al uso del color, como cabe imanar, mientras en decoración entran en juego los gustos y estilos, en el homestaging siempre se tenderá a los tonos neutros y estilos más bien clásicos.

¿Por qué recurrir al homestaging?

Cuando queremos vender o alquilar una casa, lo posibles compradores o inquilinos, suelen encontrar serias dificultades para imaginarse viviendo en ellas cuando estas están demasiado personalizadas, no consiguen proyectarse en ellas y terminan por desecharla.

Por eso es tan importante el homestaging y está ganando tantos adeptos en nuestro país, por sus buenos resultados, y es que despersonalizar el inmueble hace que le pueda gustar a un mayor número de personas y puedan imaginarse viviendo en él desde que entran por la puerta.

Gracias al homestaging, está comprobado que los inmuebles se venden más rápido y a mejores precios. Por este motivo, en España cada vez son más los que propietarios que utilizan estas técnicas para vender o alquilar sus viviendas, además, según un estudio de la Asociación de Home Staging España, se pueden llegar a acortar el plazo de venta hasta menos de 38 días, lo que significa un periodo de tiempo unas ocho veces menor que la media nacional y habitual.

Y es que para conseguir el reto de vender una vivienda cuando la oferta abunda y los posibles clientes son muy exigentes, hay que tomar las medidas necesarias para destacar frente a la competencia. Tras aplicar las técnicas que nos ofrece el homestaging, las viviendas se ven impecables, acogedoras y confortables, destacando sobre las demás del mercado.

Las viviendas que se encuentran en perfecto estado, a menudo son objeto de duras negociaciones para bajar el precio, con recortes de hasta un 15 % de su valor. Una vivienda, sin embargo, que ha sido sometida al proceso de homestaging de la calidad que nos ofrece la empresa reseñada al principio de este artículo, se vende a su justo valor, pues no hay nada criticable por lo que nos demanden una bajada en el precio final, es decir, los inquilinos no encuentran argumentos para discutir el precio propuesto.