El tiempo - Tutiempo.net
Alcoi
El temps

Reformas integrales en el hogar, sobran los motivos

No es de extrañar que en un momento determinado contemplemos la decisión de realizar una reforma a nuestra vivienda. Aunque nos cause cierto temor af…

No es de extrañar que en un momento determinado contemplemos la decisión de realizar una reforma a nuestra vivienda. Aunque nos cause cierto temor afrontar una situación que podría llegar a parecerse a un campo de batalla, son muchas las razones por las que terminemos aceptando el reto y comenzaremos a pedir presupuestos a las diferentes empresas de reformas integrales que puedan existir en las cercanías.

Lo primero que vamos a contemplar son los motivos por lo que necesitamos realizar esa reforma, ya sea en estancias concretas, como las reformas de baño o las reformas de cocina, que son las más habituales, o por el contrario sea definitivamente a todo el inmueble. Según las necesidades podremos comenzar a contemplar los presupuestos que nos ofrecerán las empresas de reformas a las que acudamos.

La primera razón que podemos encontrar son las nuevas necesidades que como familia podamos ir necesitando, ya que no es lo mismo el piso que compramos cuando aún estábamos solteros a cuando vino a vivir con nosotros nuestra pareja, cuando llegaron los hijos e incluso cuando llegamos a cierta edad o viene a vivir con nosotros alguna persona de edad avanzada.

Todos estos cambios vitales son propicios para plantearnos una reforma que amplíe o adapte el inmueble a los nuevos inquilinos. Pero, lógicamente, no es el único motivo. El mantenimiento, la rehabilitación, aumentar la seguridad de los inquilinos es otra razón, sobre todo cuando son estructuras antiguas.

Así mismo, podemos realizar cambios estructurales en las reformas cuando el estilo de la vivienda no nos representa, cuando tenemos que vivir en un ambiente anticuado, de otra época, frío e impersonal, sin una pizca de nuestro carácter o tendencias más actuales de decoración que nos hagan sentir parte de nuestro tiempo.

Si pensamos en el coste, en lo caro que puede llegar a resultar una reforma completa, debemos pensar también en dos ventajas económicas que conllevan estas obras y que también nos sirven de excusa para “meternos en faena”. Por un lado, una mejora de la eficiencia energética, gracias al reacondicionamiento de las estancias o al mejor aprovechamiento de los recursos naturales, como es el sol, y evitando las fugas de calor en invierno. Estas dos acciones representarán un importante ahorro en la factura de la luz en el año.

Por otra parte, debemos pensar, también económicamente hablando, en la importante revalorización de la vivienda. Llegado el momento de poner en venta el inmueble, la cantidad de dinero que vas a poder pedir por ella va a ser mucho mayor que antes de la reforma. Una reforma estará siempre considerada como una de las mejores inversiones que puedes realizar, puesto que de una manera u otra vas a salir económicamente beneficiado.

Cuál es el precio real de una reforma integral

Motivos para acometer una reforma hay muchos, como hemos podido apreciar, pero para no hacerla fundamentalmente solo hay uno, el precio que pueda alcanzar. Para quitarnos este temor vamos a desglosar brevemente el valor de los trabajos, para así hacernos una idea del coste y también para que nos sirva de referencia cuando llegue el momento de pedir presupuestos a las empresas de reformas.

Tomando como ejemplo una vivienda habitual de 80 m2 y con cambios en el baño y cocina, así como una renovación completa en las instalaciones y buenos acabados, deberemos tener en cuenta los siguientes precios medios.

La licencia de obras inherente a cualquier proyecto de este tipo suele costar alrededor de 1.500 euros, aunque dependerá en gran medida de la ciudad y la oficina técnica que lo realice. En cuanto a la obra en sí, comenzando con los trabajos previos de protección de muebles y zonas de trabajo rondará los 400 euros.

Si hay demolición, bastante frecuente en los trabajos de reformas integrales, nos moveremos en torno a los 3.500 euros, incluyendo las cubas y las tasas del vertedero, trabajos de albañilería con materiales y acabados, 8.000 euros, revestimientos cerámicos, dependiendo de las calidades y la superficie a cubrir, sobre los 5.000 euros, la carpintería exterior con los cerramientos otros 5.000 euros, la carpintería interior suele ser un poco más cara, alrededor de los 5.400 euros.

En cuanto al mobiliario de baño y cocina dependerá más que nada de los gustos y calidades que los propietarios quieran añadirles; podría suponerles otros 3.500 euros más.

Quedaría todavía por sumar el coste de las renovaciones en la instalación eléctrica y demás aparatos de iluminación, gas y fontanería que podría llegar, según las necesidades, a los 7.000 euros. Por último, la pintura que de nuevo dependerá de los metros a pintar y de la marca y calidad de la pintura, estimándose para la vivienda de 80 m2 sobre la que estamos trabajando un coste aproximado de 4.000 euros.

En total este tipo de presupuesto podría acercarse a los 50.000 euros.